¿Cómo tejer un vestido de bebé con lana?

Tejer con lana está de moda. Cuando hablamos de tejer, ya no solo nos vienen a la mente aquellas imágenes de nuestras abuelas sentadas en una butaca mientras tejen bonitos jerseys, bufandas, patucos o ropita para sus nietos. Tejer se ha convertido en todo un fenómeno social, que además de darnos la oportunidad de confeccionar nuestras propias prendas, nos ofrece muchos beneficios tanto a nivel físico como mental.

Si tú también quieres dejarte conquistar por la lanoterapia, quédate, vamos a aprender a tejer un vestido de bebé con lana. ¡Es mucho más fácil de lo que imaginas! Sigue leyendo y descúbrelo.

Cómo tejer con lana un vestido de bebé: paso a paso

Todavía guardo, como si fuera un tesoro, una caja llena de patucos y ropita que mi madre y mi abuela tejieron para mi hermana y para mí. Hace muchos años, cuando aún ni siquiera estaba casada, mi madre me la dio para que la guardara y pudiera utilizar aquellas diminutas prendas con mis futuros hijos.

Entonces, yo aún no era consciente del verdadero valor de aquel regalo. A mi madre le gustaba tejer, ¡le hacía jerseys de lana hasta a nuestro perro! A mí siempre me llamó la atención, me gustaba verla con sus ovillos y agujas.

«Mamá, tienes que enseñarme algún día», le decía. «Cuando quieras, verás que no es tan difícil como crees», me contestaba siempre ella. Pero siempre había algo que hacer y ese día, lamentablemente, nunca llegó. Ella murió y yo me quedé sin aprender, sin maestra. ¡Cuántas veces habré lamentado no haber aprovechado esa oportunidad!

Años más tarde, cuando me quedé embarazada por primera vez, volví a abrir aquella caja llena de ropita y de recuerdos. Sin duda, aunque mi hijo no tendría la suerte de conocerlas, volvería a lucir aquellos patucos y aquellas prendas, que habían sido tejidas por su abuela y bisabuela con el mayor amor posible.

Entonces quise aprender a tejer y no me quedó más remedio que hacerlo a través de tutoriales que encontraba en internet.

Tutorial para hacer un vestido de lana para bebé

Afortunadamente, no es difícil encontrar tutoriales y videos en Youtube donde poder aprender de forma fácil y sencilla a tejer con lana, como este video tutorial de «Cómo tejer un vestido de bebé». Echadle un vistazo, veréis como esta muy bien explicado y es fácil de comprender y de hacer.

Si os animáis, los ovillos de lana usados en el video tutorial los podéis encontrar aquí. Coged agujas y lana, ¡y que comience la magia!

¿Qué necesito para tejer con lana?

Ya has visto que no hay excusa, aprender a tejer está en tu mano. El tejido es una técnica milenaria, que ya utilizaban nuestros ancestros para confeccionar sus vestimentas, utensilios y muchas más cosas.

El trabajo con lana es amplio y cuenta con muchas opciones de práctica: telares, ganchillo o crochet, punto o tejido con dos agujas… Puedes ir probando diferentes técnicas, hasta que encuentres tu preferida o aquella que se te da mejor o con la que te encuentras más cómoda. Solo una advertencia antes, una vez que lo pruebes ¡no podrás parar!

Para aprender a tejer punto solo necesitarás 2 agujas, un ovillo y sobre todo ¡muchas ganas! Más adelante podrás necesitar otros accesorios como un contador de vueltas, un metro o unas tijeras, pero con cariño, paciencia e ilusión verás poco a poco crecer tus trabajos y mejorar tu técnica. ¡Es algo tan satisfactorio, que ya verás como engancha!

ovillos de lana

¿Cuál es la mejor lana para tejer ropita para los bebés?

Si se trata de tus primeros tejidos, lo recomendable es utilizar una lana gruesa y un punto sencillo para que en poco tiempo puedas tener tu primera prenda terminada. Esto te dará la motivación necesaria para seguir tejiendo e ir atreviéndote con patrones un poco más difíciles cada vez.

La lana es un tejido de referencia para prendas de abrigo. Es un tejido fácil de lavar, resistente a manchas y muy suave, por lo que resulta ideal para tejer prendas de bebé.

Si estás pensando en hacer alguna ropita para un bebé, mira el listado de las mejores lanas, escoge tu preferida y ¡a darle a las agujas!

Lanaterapia: los beneficios de tejer a mano

Si poder crear tu propia ropita para tu bebé no es motivación suficiente, tienes que saber que tejer no es solo hacer ropa. Esta actividad tan tradicional ofrece un montón de beneficios a todos los que la practican.

Para mayores, para adultos o para niños, para hombres y mujeres, tejer a mano se ha convertido en todo un fenómeno social que ya muchos han nombrado como «lanaterapia».

Y es que tejer requiere concentración, ritmo, coordinación y agilidad mental. Todo ellos tiene efectos beneficios en nuestro organismo, tanto a nivel físico como psicológico. Vamos a verlo.

mujer con ovillos de lana

1. Ejercita el cerebro

Cuanto tejemos ejercitamos los dos hemisferios cerebrales, el simple hecho de pasar la lana por una aguja y luego por otra mejora la coordinación cerebral. Es como si nuestro cerebro fuera al gimnasio.

Por eso tejer es una actividad recomendada para todas las edades, desde niños que están en pleno crecimiento y aprendizaje, hasta personas mayores para prevenir el deterioro cognitivo.

2. Mejora la psicomotricidad manual

Tejer obliga a mantener las manos en movimiento.

Para las personas mayores, este movimiento ayuda a evitar que las manos se queden agarrotadas o rígidas. Hay algunos estudios que demuestran que tejer durante una hora al día, ayuda a mejorar la circulación de las manos, lo que reduce el dolor y la inflamación producida por la artritis.

En los niños, esta actividad ayuda a mejorar la psicomotricidad manual, fundamental para el proceso de lecto-escritura.

3. Mejora el estado de ánimo

El ritmo frenético de nuestras vidas, el estrés, las preocupaciones, las prisas… todo ello desaparece cuando cogemos aguja y ovillo.

Un estudio realizado por una ONG británica con una muestra de 1000 tejedores, demostró que el 92% de ellos mostraba un mejor estado de ánimo después de tejer y que el 82% afirmaba que tejer les ayudaba a relajarse.

Tejer reduce las hormonas del estrés y la presión sanguínea, al mismo tiempo que aumenta el nivel de endorfinas y dopamina, las hormonas de la felicidad.

Ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad, nos hace sentir más relajados y felices, aumenta nuestra autoestima. ¿A qué esperas para coger aguja y lana?

Contadme vosotros, ¿os gusta tejer? ¿Os animaréis a hacer este tutorial de vestido de bebé? ¡Quiero ver vuestras creaciones!

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras