por qué elegir una copa menstrual

Por qué elegir una copa menstrual

Llevo tiempo pensando en hacer un cambio en mi higiene íntima. Ya os he contado que no tenemos intención de aumentar la familia, así que a mis 37 años aún espero seguir teniendo la regla puntualmente cada mes durante algunos años más. Y después de mucho leer e informarme estoy decidida a cambiar los tampones y compresas por la copa menstrual. Una alternativa mucho más saludable, ecológica y económica. Pero, ¿por qué elegir una copa menstrual? ¿Cómo elegir la mejor copa menstrual? ¿Qué copa menstrual comprar?¿Qué beneficios tiene su uso?

¿Qué es una copa menstrual?

Aunque existen desde hace casi 100 años es ahora cuando las copas menstruales han vuelto a la palestra. La copa menstrual comenzó a producirse a nivel industrial en los años 30 y desde entonces su uso ha sufrido altos y bajos a lo largo de las décadas.  Últimamente se han vuelto más populares en parte gracias a los nuevos materiales que las hacen hipoalérgenicas, más cómodas de usar y a la existencia en la sociedad de una mayor conciencia ecológica y de una mayor preocupación por la salud, los cuidados y el bienestar.

Pero, ¿qué es una copa menstrual? Es una pequeña copa de silicona de grado médico, en forma de embudo, que se inserta en el interior de la vagina con el fin de recoger la sangre menstrual. Se diferencia de las compresas o tampones es que no absorbe la sangre sino que la recoge y en que es un producto que se puede lavar y por tanto es reutilizable.

Puede que la idea y las muchas ventajas que tiene su uso te atraigan, entonces ya solo necesitarás decidir qué copa menstrual comprar, pues en el mercado podemos encontrar varias marcas, tamaños y modelos.

copa menstrual ventajas

Ventajas de usar copa menstrual

1. Es más económica.

Aunque como os he comentado podemos encontrar muchas marcas y modelos actualmente en el mercado, el precio medio de una copa menstrual ronda entre los 15-25 euros.

A priori puede parecerte más caro que los tampones y compresas. Una caja de ellos puede costarte entre 3 y 5 euros pero te duraran apenas un ciclo menstrual. Al ser productos de usar y tirar, en el siguiente ciclo necesitarás reponerlos y volver a comprarlos. En cambio la copa menstrual, con los cuidados adecuados y gracias a la calidad de sus materiales puede durarte más de 10 años.

Haz números, en unos pocos meses habrás amortizado la copa menstrual. Yo los he hecho, si me compro una copa menstrual ahora podré usarla probablemente hasta que me llegue el momento de la menopausia. No es el motivo principal que me hace querer usarla, pero sin duda, el ahorro es algo que siempre viene bien. A lo largo de los años es mucho dinero que podré invertir en cualquier cosa o capricho. Creo que merece la pena.

2. Es más ecológica.

Piensa la cantidad de plásticos en los que vienen siempre envueltos y acompañados tanto tampones como compresas. Una sola compresa puede tardar más de 500 años en biodegradarse. El impacto en el medio ambiente de todos estos productos es brutal. Eligiendo una copa menstrual, además de cuidar nuestro bolsillo, estamos cuidando el medio ambiente.

Hay estudios que han calculado que una mujer de 14 años que use solo compresas generará a lo largo de su vida 310.800 kilos de residuos derivados de las mismas. ¿A qué parece increíble? Pues así es.

Al ser reutilizable, el impacto en el entorno de las copas menstruales es mínimo. Y tenemos que recordar, no hay planeta B.

compresas inconvenientes

3. Es más saludable.

El uso de tampones se ha relacionado con el Síndrome del Shock Tóxico, un trastorno muy poco frecuente pero que puede ser muy grave.

El uso de compresas puede provocar rozaduras o irritaciones o incluso alergias. Todo esto se evita con el uso de una copa menstrual. Su material hipoalergénico la hace segura y evita infecciones o alergias.

Si habéis usado tampones seguramente en ocasiones os habrá molestado al sacarlo, o habrás notado como que «raspan». Esto es porque como están realizados con un material absorbente, si el flujo menstrual es escaso el tampón también absorbe la humedad de la mucosa vaginal, resecándola. Esto puede dar lugar a molestias e irritaciones y alterar la flora bacteriana natural. Además existe el riesgo de que fibras del tampón se desprendan y queden en el interior de la vagina.

La copa menstrual no absorbe, si no que recoge el flujo, por lo que evitamos todos esos inconvenientes. Por este motivo incluso puede ser introducida en la vagina cuando aún no tenemos la regla. Otra de sus ventajas: ¿piensas que va a venirte la regla y vas a estar fuera de casa? Puedes usar una copa menstrual sin ningún problema y olvidarte de que la menstruación te pille desprevenida. Esto no es posible con los tampones, por ejemplo.

4. Menos cambios.

Aunque esto dependerá de la cantidad de flujo menstrual de cada mujer, habitualmente puedes llevar puesta una copa menstrual durante 12 horas seguidas. Esto significa que con un solo vaciado al día puede ser suficiente. ¡Mucho más cómodo!

Los tampones o compresas, sin embargo, tienen que ser cambiados cada pocas horas. ¡Así casi te puedes olvidar de que tienes la regla!

5. Menos olores.

No sé a vosotras, pero a mí me desagrada mucho algunos perfumes que acompañan a las compresas. He tenido que dejar de usar algunas marcas precisamente por ese motivo. Este problema se evita también con el uso de una copa menstrual. Al recoger la sangre en el interior del cuerpo, la sangre no entra en contacto con el oxígeno, por tanto no se oxida y no produce olor.

Dicen que es una de las cosas que más llama la atención de su uso, el ser conscientes de que la sangre menstrual no tiene ningún olor. ¡Estoy deseando comprobarlo! Ya os iré contando.

 

Contadme, ¿os habéis planteado elegir una copa menstrual? Si ya la usas, ¿qué me recomendarías? ¡Estoy desando escuchar vuestros consejos!

 

Comparte

6 comentarios en “Por qué elegir una copa menstrual”

  1. Yo también estoy pensando seriamente en pasarme a la copa. Están claros los beneficios! Aún así creo haber oído que el tema del síndrome shock tóxico no está exento en la copa. Puede ser? Muchas gracias!

    Responder
    • Pues la verdad es que he estado leyendo sobre el riesgo de SST y el uso de la copa menstrual. Te dejo el enlace de un post que he leído y que me ha resultado muy aclarador, espero que te pueda también resultar de ayuda. Aunque lo mejor, como siempre digo, es consultar estas dudas siempre con nuestro médico o ginecólogo de confianza. Un saludo y muchas gracias por tu comentario! https://ilovecyclo.com/blog/sindrome-shock-toxico-sst/

      Responder
      • Muchas gracias! Me he leído el artículo que me has puesto. Tengo revisión pronto con mi ginecóloga así que aprovecharé para preguntar. Pero si, cada vez lo tengo más claro que me paso a la copa. Gracias!!!

        Responder
        • Muchas gracias a ti! Yo también estoy convencida, ya solo falta decidirme entre tanta marca. Tengo, como tú, próximamente la revisión de gine y creo que aprovecharé también para consultárselo. Ya nos iremos contando. Un abrazo!!

          Responder
  2. De verdad que os tengo en un pedestal. Todo lo que cuentas lo veo lógico, coherente y me interesa, pero es ver la copa menstrual y salir corriendo en dirección contraria, jajajja. De verdad que me da una grimilla que no puedo conmigo misma. No digo que nunca me la pondré porque espero poder superar el nosequé que me da cada vez que la veo, pero.. creo que tardaré
    Besotes

    Responder
    • Jaja, te he imaginado corriendo delante de una copa menstrual gigante y me ha dado la risa!! Está claro que es una decisión muy personal, si no estás convencida mejor dejarlo para más adelante. Aunque si es el tamaño lo que te impresiona he visto que hay algunos modelos que traen un aplicador reutilizare para insertarla, doblan la copa y al final queda muy parecido al tamaño de un tampón con aplicador. En ese punto estoy yo, decidida a hacer el cambio pero perdida aún entre todas las marcas, modelos y tamaños. No logro decidirme! Ya os iré contando. Un abrazo fuerte!!

      Responder

Deja un comentario