Las mejores sillas mecedoras para bebés

Sin duda, la hamaca o silla mecedora que nos regalaron cuando nació nuestro primer hijo fue uno de los regalos más útiles y prácticos de todos cuantos recibimos. Más tarde pudimos seguir utilizándola con nuestro segundo hijo, así que ha sido una de las compras para bebés que más hemos aprovechado. ¿Estás pensando en regalar o en comprar una silla mecedora o hamaca para un bebé? Te voy a dar las claves para acertar en su elección, todo aquello en lo que tienes que fijarte para realizar una buena compra.

¿Quieres conocer las sillas mecedoras para bebés más recomendadas? ¡Quédate!

¿Qué es una hamaca para bebé o una silla mecedora?

Las hamaquitas o sillas mecedoras para bebés son una especie de sillitas acolchadas, que en muchos casos cuentan con reductores adaptables al tamaño de los niño, lo que permite usarlas durante bastante tiempo adaptándose al crecimiento y a las necesidades de los pequeños.

Estas hamacas también permiten la reclinación en distintos grados y algunos modelos incluso ofrecen la posibilidad de balancear al niño o a la niña. Existen multitud de modelos de sillas mecedoras en el mercado, con diferentes características. Elegir una u otra dependerá de nuestras necesidades, gusto y presupuesto.

¿Para qué sirve una hamaquita de bebé?

De entrada no sabemos si al bebé le gustará estar o no en la hamaca, pero si se siente cómodo en ella ya te adelanto que le darás muchísimo uso. Como ya os he contado a mis dos hijos les gustaba mucho estar en su silla mecedora y personalmente no conozco a ningún bebé al que no le haya gustado.

¿Por qué les gusta a los bebés estar en la silla mecedora?

El aspecto más positivo de las hamacas para bebés es que les proporciona comodidad y seguridad, permitiéndoles interactuar con su entorno y observar y compartir el mismo espacio que el resto de la familia.

Cuando son recién nacidos les puede servir para echarse algunas siestas y en cuanto crecen un poquito y comienzan a pasar más tiempo despiertos preferirán estar reclinados en su hamaquita a estar tumbados en su cuna. ¡Eso es demasiado aburrido hasta para un bebé!

Además muchos modelos de sillas mecedoras incorporan arcos de juegos para que los peques se entretengan y diviertan, a la vez que les proporciona estímulos visuales, táctiles y sonoros que les serán muy beneficiosos en su desarrollo. Otros modelos pueden traer también funciones de vibración, balanceo o música tranquila lo que les ayudará a calmarse y relajarse.

silla mecedora bebe

¿Cuándo se puede poner al bebé en la hamaca?

Los actuales modelos de hamacas incorporan arnés o cinturones y tienen una forma ergonómica que permiten a los bebés tener tanto su cabeza como el cuerpo totalmente apoyados sobre el respaldo. De esta forma la postura que adoptan en ella es correcta y se puede utilizar de forma segura y cómoda desde el primer día de vida, y aproximadamente hasta los 6 meses de vida.

Cada modelo incorporará en sus especificaciones el tiempo recomendado de uso y el peso máximo que soporta cada silla mecedora.

¿Cuándo utilizarás la silla mecedora?

Mi hijo mayor sufrió de reflujo y regurgitaciones de bebé. La postura ligeramente inclinada que adoptaba en la hamaca le mejoraba este problema, por lo que pasaba algunos ratos en ella después de las tomas cuando no podía tenerlo en brazos.

Cuando pasaron algunas semanas de su nacimiento y yo tenía que cocinar o hacer cualquier otra tarea en casa lo ponía en su hamaca lo que me daba un margen de tiempo «libre» para hacer las cosas mientras él se entretenía sentado en ella. Lo sentábamos en ella también mientras su padre y yo comíamos, ¿por qué sabes lo difícil que es intentar comer con un bebé en brazos?

¡Me llevaba la hamaca a la ducha! Sí, lo podía en el suelo del baño sentado en su hamaca con algún juguete y en un lugar donde pudiera verme. Eso me daba algunos minutos para poderme dar una ducha tranquila. Él se sentía seguro de sentirse cerca de mí y de poder verme y yo también podía asearme sabiendo que no le iba a pasar nada.

Con mi hijo pequeño también volvimos a utilizarla en todos esos momentos. A él además le gustaba mucho estar sentado en su hamaca mientras su hermano estaba jugando a su alrededor. Sin duda, ¡nos fue tremendamente útil!

baño bebe

¿Tiene algún contra el uso de las hamacas para bebés?

Como en todo lo relacionado con los peques, debemos usar el sentido común. No es recomendable tampoco que un bebé pase demasiadas horas recostado o sentado en la silla mecedora. No se debe abusar de su uso.

Hay que tener en cuenta que en una hamaca o silla mecedora el bebé no tiene mucha libertad de movimiento, lo que de recién nacido puede desencadenar o agravar la plagiocefalia, al tener durante mucho tiempo la cabeza apoyada en una misma posición.

Lo recomendable es alternar su uso con la utilización de la cuna o minicuna, la alfombra o gimnasio de actividades, y por supuesto, ¡con los brazos de mamá o papá! Ese será sin duda su lugar preferido.

Por supuesto, nunca dejaremos sin supervisión a un bebé en la hamaca y tampoco la transportaremos de un lado a otro de casa con el bebé encima para evitar accidentes.

hamaca para bebes

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la silla mecedora para el bebé?

– Busca un modelo que permita la reclinación en varias posiciones y que incorpore también un sistema de bloquea que permita dejarla fija.

Sistema de sujeción: comprueba que el arnés o el cierre de seguridad sea ajustable y seguro.

– Es recomendable que el forro de la hamaca, los reductores y los textiles sean desenfundables y lavables.

– Algunos modelos cuantan con asas o ruedas para facilitar su desplazamiento dentro de casa.

– Elige tus extras: arcos de juguetes, música, vibración o balanceo. ¡Hay infinidad de opciones para todos los gustos y bolsillos!

– Elige marcas especializadas y de confianza, que te garantizan que sus sillas mecedoras o hamacas se encuentran homologas para su uso y que han pasado todos los controles de seguridad.

– Sea cual sea el modelo, la hamaca debe estar siempre situada en el suelo. Nunca la conoces sobre el sofá, una mesa o una encimera ni ninguna otra superficie irregular o inestable.

¿Qué modelo de hamacas para bebés nos recomendarías? ¿La usaste con tus hijos? ¡Cuéntanos!

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras