sacaleches experiencia

Sacaleches ¿aliado de la lactancia? Mi experiencia

¿Es necesario comprar un sacaleches? Si estás esperando un bebé quizás te hayas hecho esta pregunta. Durante el embarazo de mi primer hijo yo misma tuve esa duda. Son muchas las cosas que hay que comprar para preparar la llegada del bebé y no queremos hacer gastos innecesarios.

Hoy te voy a hablar sobre mi experiencia con el sacaleches y cómo se convirtió en uno de los mejores aliados de mi lactancia materna. Con mi primer hijo recién nacido en casa mi marido tuvo que salir corriendo a comprar un sacaleches. Si no quieres que esto te pasa a ti, ¡no te pierdas el post!

¿Es necesario comprar un sacaleches?

Para no andarme con rodeos ya os adelanto que mi respuesta es sí. Para mí, el sacaleches ha sido uno de los productos que más he utilizado a lo largo de mis años de lactancia materna. ¡Qué no son pocos!

La lactancia materna de mi primer hijo duró más de 3 años y medio. Con el pequeño Trasto ya sumamos otros 32 meses ¡y lo que aún parece que nos queda! Y durante todo este tiempo el sacaleches me ha acompañado, en ocasiones muy presente y otras más olvidado, pero siempre siendo de una ayuda inestimable.

Yo misma, durante mi primer embarazo, pensé que un sacaleches no era necesario. Iba a optar por la lactancia materna y creía que para ello no iba a necesitar nada más que mi pecho y mi bebé. Pero me equivoqué. Solo hicieron falta un par de días y una subida de leche brutal para que tuviéramos que salir raudos y veloces a comprar un sacaleches para superar aquel primer bache en la lactancia. ¡No imaginaba entonces todo el uso que le iba a dar!

sacaleches lactancia materna

¿Es mejor un sacaleches manual o uno eléctrico?

Una vez que has decidido comprar un sacaleches tendrás que decidirte entre los muchos modelos diferentes que encontrarás en el mercado.

Elegir entre un sacaleches manual o uno eléctrico dependerá del uso que tengas pensado hacer de él. Ambos tienen ventajas e inconvenientes. Pero ante la duda yo te recomiendo elegir un sacaleches eléctrico.

Un sacaleches eléctrico te permite realizar una extracción más rápida y eficiente. Son más fáciles de usar y tienen más opciones que los sacaleches manuales, por lo que pueden ser tu mejor opción si no tienes mucha experiencia con la extracción de leche.

Yo he usado sacaleches de ambos tipos y sin duda alguna, recomiendo los sacaleches eléctricos. Extraer leche con uno manual es pesado, lento y más dificultoso.

¿Cuál es el mejor sacaleches?

Uno de los modelos de sacaleches más vendidos y reconocidos del mercado es el extractor Medela Swing. Así lo confirman desde la tienda sacaleches.eu, donde podemos encontrar unas completas guías que analizan los últimos modelos de sacaleches del mercado. Si quieres conocer todas las ventajas y características de este modelo de sacaleches no dudes en echar un vistazo a la web, ¡resolverá todas tus dudas!

Para muchas madres, el Medela Swing es uno de los mejores sacaleches eléctricos del mercado. A lo largo de mis dos lactancias he tenido la oportunidad de probar varios modelos de sacaleches y yo también me quedo con Medela. Fácil, intuitivo, cómodo, rápido, duradero y con una relación calidad-precio muy buena.

5 ocasiones en las que necesitarás un sacaleches

Es cierto que la lactancia materna solo necesita de la madre y de su hijo para funcionar. Pero en el camino de la lactancia pueden aparecer dificultades o situaciones en el que un sacaleches puede resultar muy útil.

Os pongo de ejemplo algunas de esos momentos en los que un sacaleches se convierte en tu mejor aliado:

biberón pirata y aplv

1. Hospitalización del bebé al nacer

Tanto si el bebé ha nacido de forma prematura o por cualquier otra circunstancia debe permanecer ingresado en la unidad de Neonatos tras el nacimiento, si decides optar por la lactancia materna necesitarás un sacaleches. Con un sacaleches podrás extraer la leche con la que tu bebé se alimentará cuando no puedes estar con él.

Yo viví esta experiencia con mi segundo hijo. Tuvo que ser ingresado en Neonatos justo el mismo día que yo recibía el alta tras su nacimiento. En el mismo hospital me facilitaron el acceso a un sacaleches para que pudiera realizar la extracción y dejarle a las enfermeras leche materna para que alimentaran con ella a mi hijo cuando yo no podía estar con él.

Mi hijo, afortunadamente, recibió el alta médica pocos días después. Pero si el ingreso se hubiera alargado más un sacaleches se hubiera hecho imprescindible para poder continuar con la lactancia materna. En estos casos de ingresos en neonatología, además, la leche materna es la opción más recomendable.

2. Para aliviar la subida de la leche

Con mi primer hijo tuve una subida de la leche brutal. Tenía el pecho muy congestionado, duro y me dolía muchísimo. Como mamá novata, me resultaba difícil que mi hijo se enganchara de forma correcta al pecho, por lo que él no podía succionar de forma efectiva ni alimentarse bien. Cada vez tenía el pecho más duro y dolorido y a él le resultaba todavía más complicado mamar. La pescadilla que se mordía la cola.

La solución fue comprar un sacaleches que me ayudara a vaciar el pecho y a aliviar aquella tremenda congestión. El alivio que sentí al notar mis pechos descongestionados y al ver cómo entonces mi bebé si podía agarrarse y alimentarse fue tremendo. ¡Bendito sacaleches que me había ayudado a salvar aquella primera dificultad en la lactancia! Ese día comenzó nuestra relación de «amor» mamá – sacaleches.

3. Cuando mamá tiene que ausentarse… o descansar

Citas médicas, viajes, salidas o cualquier otra circunstancia en la que la mamá tenga que separarse algunas horas o días del bebé. Un sacaleches te ayudará a poder dejar un banco de leche materna preparado para que tu hijo sea alimentado durante su ausencia.

La maternidad y la lactancia materna es agotadora, también te lo adelanto. Puede que no tengas que separarte de tu bebé, pero habrá días que necesitarás una siesta, un baño relajante o simplemente unas horas de descanso. Para esos momentos también te será de gran ayuda un sacaleches. Papá u otro familiar pueden encargarse de alimentar al bebé con la leche que te habrás extraído antes para que tú puedas descansar.

4. Vuelta al trabajo

La lactancia materna puede vivir un momento complicado cuando la baja por maternidad llega a su fin y hay que incorporarse al trabajo. Si quieres continuar con la lactancia tendrás que extraer la leche y almacenarla para que puedan ofrecérsela a tu hijo mientras trabajas. Un sacaleches en estas circunstancias es imprescindible.

5. Cuando comienza la alimentación complementaria

Con mi primer hijo yo utilizaba la leche materna que extraía con el sacaleches para prepararle la papilla de cereales, en vez de utilizar leche artificial o agua.

Con mi segundo hijo descubrí los helados de leche materna. Sí, como lo oyes, fueron una opción estupenda durante su primer verano. Un alimento que le refrescaba y que le ayudaba a calmar las molestias producidas por la dentición. ¡Le encantaban!

Mi sacaleches, sin duda, ha sido uno de las compras relacionadas con la maternidad que más he amortizado. Ha sido un fiel compañero durante muchos meses y me ha ayudado a disfrutar de una lactancia materna prolongada y satisfactoria. ¡Una de las mejores experiencias que ser madre me ha permitido vivir!

Ahora cuéntanos tú. ¿Has utilizado sacaleches? ¿Te ha ayudado en la lactancia o al incorporarte al trabajo? Me encantará leer vuestras experiencias en los comentarios. ¡Gracias!

Comparte

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras