Nuestra lactancia: la subida de la leche

Ya os conté aquí cómo fue nuestra primera noche juntos. Gordito nació un lunes por la tarde y nos dieron el alta médica el miércoles. Pues bien, ese día antes de marchar a casa yo ya estaba notando que los pechos se me estaban hinchando y tenía algunas molestias. Lo comenté con la enfermera y me dijo que era buena señal, que la leche estaba subiendo y que siguiera poniendo al niño al pecho y me pusiera durante todo el día sujetador.

La primera noche que pasamos en casa fue horrorosa, yo cada vez tenía el pecho más hinchado y al estar tan tenso Gordito no podía agarrarse bien al pezón y le costaba mucho mamar. La situación no dejaba de empeorar, tenía el pecho duro como piedras, con muchos bultos, el niño se agarraba peor y yo estaba cada vez más nerviosa, lo que tampoco ayudaba mucho.

Así pasamos la noche como pudimos, cambiando de posición al mamar, buscando que Gordito pudiera engancharse y comer algo, pero no había manera.

Al día siguiente empecé a darme calor en los bultos que tenía en el pecho para ver si así se ablandaban un poco y el pequeño podía agarrarse mejor a la teta, pero aquello tampoco funcionó. Llegó un momento en que la leche salía sola de mis pechos. Verme allí goteando leche y a mi bebé llorando de hambre y no saber que hacer para que pudiera mamar bien fue muy agobiante y frustrante.

Entonces decidí que había que actuar de alguna manera, no podíamos seguir así, tenía miedo de que aquello acabara en mastitis o algo peor y de que a mi hijo le pasara algo por comer tan poco. Así que cogí el sacaleches y sin saber muy bien como iba y si aquello iba a funcionar empecé a extraerme leche. Era un sacaleches eléctrico, al principio no salía nada y temí que usarlo empeorara aun más la situación pero en cuanto me relajé un poco la leche empezó a fluir y en un momento me había extraído una buena cantidad y ya notaba el pecho mucho menos tenso, aunque seguía con algunas durezas.

Papá novato le dio la leche que me había sacado a Gordito en un biberón, no queríamos que pasara más tiempo sin comer. El pobre que había estado llorando sin parar buena parte de la mañana se tomó el biberón sin rechistar y luego estuvo durmiendo unas cuantas horas seguidas. Le debió sentar fenomenal.

Yo pasé aquel día extrayéndome leche cada dos horas hasta que por fin noté el pecho normal y las molestias pasaron y mientras Gordito se alimentaba de lo que me extraía con biberón.

El siguiente día volví a ponerlo a él directamente al pecho y por fin se pudo enganchar bien y pudo seguir haciendo sus tomas. Dejamos el sacaleches y los biberones. Y yo sentí un alivio tremendo. Habíamos sorteado nuestra primera dificultad seria con la lactancia.

Comparte

20 comentarios en “Nuestra lactancia: la subida de la leche

  1. Sí que lo pasamos mal, tengo un mal recuerdo de aquel día, menos mal que duró poco y lo solucionamos pronto, pero fue duro. Qué suerte que no te pasara a ti, y es curioso como pase lo que pase siempre nos agobiamos, jejeje, tu pensando que no tenías leche y yo que de leche iba sobrada pero no podía darle. Mamás novatas!!Un beso!

  2. Sí que lo pasamos mal, tengo un mal recuerdo de aquel día, menos mal que duró poco y lo solucionamos pronto, pero fue duro. Qué suerte que no te pasara a ti, y es curioso como pase lo que pase siempre nos agobiamos, jejeje, tu pensando que no tenías leche y yo que de leche iba sobrada pero no podía darle. Mamás novatas!!Un beso!

  3. Yo igual que Sonia, jamás noté esa subida, es más han sido contados los momentos que me he notado los pechos para reventar, nunca me han goteado…lo que si he tenido tres veces ha sido ingurgitación mamaria, pero quitando esos momentos, lo he llevado bastante bien. Hacía como tu calorcito y a tener a UBMF a la teta y si no me aliviaba sacaba con sacaleches. Esto ya ocurrió cuando mi tesoro tenía unos7 u 8 meses…

  4. Yo igual que Sonia, jamás noté esa subida, es más han sido contados los momentos que me he notado los pechos para reventar, nunca me han goteado…lo que si he tenido tres veces ha sido ingurgitación mamaria, pero quitando esos momentos, lo he llevado bastante bien. Hacía como tu calorcito y a tener a UBMF a la teta y si no me aliviaba sacaba con sacaleches. Esto ya ocurrió cuando mi tesoro tenía unos7 u 8 meses…

  5. En mi caso también noté mucho la subida de la leche. Redondo se enganchaba bien, pero el pobre no me vaciaba el pecho, era demasiado para él, así que al principio y mientras no se me reguló la producción también usé el sacaleches un par de veces. Y el pobre Gordito que quería comer pero no era capaz… qué alivio cuando solucionasteis el problema ¿no? Un beso!

  6. En mi caso también noté mucho la subida de la leche. Redondo se enganchaba bien, pero el pobre no me vaciaba el pecho, era demasiado para él, así que al principio y mientras no se me reguló la producción también usé el sacaleches un par de veces. Y el pobre Gordito que quería comer pero no era capaz… qué alivio cuando solucionasteis el problema ¿no? Un beso!

  7. Te he leído y me paso igualito que a ti,tuve una subida de leche brutal,también tuve que usar sacaleches porque ni con calor ni con masajes y la peque no me lo llegaba a vaciar todo;fueron unos días agobiantes también,aun hoy hay dias que si la peque se salta alguna toma se me ponen duras aunque no tanto como al principio .Un besito

  8. Te he leído y me paso igualito que a ti,tuve una subida de leche brutal,también tuve que usar sacaleches porque ni con calor ni con masajes y la peque no me lo llegaba a vaciar todo;fueron unos días agobiantes también,aun hoy hay dias que si la peque se salta alguna toma se me ponen duras aunque no tanto como al principio .Un besito

  9. Que suerte estar teniendo una lactancia tan tranquila, aunque yo tampoco me quejo que salvo en esta ocasión y más adelante una huelga de lactancia tampoco hemos tenido mayores problemas.Un beso!

  10. Sí, se me hizo un día eterno… Desde luego de todas las experiencias se aprende, yo aquel día busqué que podía hacer y leí algunos blogs. Toda ayuda era poca, jeje.Un beso!

  11. Un alivio tremendo, imagínate, cuando ya pudo engancharse perfectamente y mamar tranquilo sentí una paz inmensa. Y desde aquel día aún no se ha desenganchado 🙂 Además de la pena que me dio saber que había pasado hambre cuando el pobre se tomó el primer biberón de mi leche casi sin respirar. Qué malos momentos, menos mal que pasó pronto.Un beso!

  12. Un alivio tremendo, imagínate, cuando ya pudo engancharse perfectamente y mamar tranquilo sentí una paz inmensa. Y desde aquel día aún no se ha desenganchado 🙂 Además de la pena que me dio saber que había pasado hambre cuando el pobre se tomó el primer biberón de mi leche casi sin respirar. Qué malos momentos, menos mal que pasó pronto.Un beso!

  13. Sí, a mi también me pasa a veces todavía, pero desde luego nunca como aquel día. Suerte que teníamos el sacaleches a mano, para mí desde luego fue la solución. Un beso!

  14. Sí, a mi también me pasa a veces todavía, pero desde luego nunca como aquel día. Suerte que teníamos el sacaleches a mano, para mí desde luego fue la solución. Un beso!

  15. Un agobio tremendo… espero que no te pase a ti y tengas un buen inicio de la lactancia, y si no, pues al menos que sepas como actuar y no te pongas nerviosa, mantener la calma aunque dificil es fundamental.Un beso!

Deja un comentario