Caídas

A Gordito desde que empezó a mantenerse sentado le encanta estar dentro del parque. Cuando era más pequeño pasaba largos ratos allí jugando con sus pelotas y sus peluches. Allí aprendió a ponerse de pie y dentro de él empezó también a dar pasitos. Siempre le ha gustado estar allí, nunca se ha sentido aislado ni agobiado como le ocurre a algunos niños. También es cierto que casi siempre nos tenía al alcance de su vista y aunque estuviera allí dentro seguíamos jugando con él.

Desde que aprendió a andar con soltura prefiere pasar el tiempo andando y jugando libremente por casa, aunque todavía cuando ya se encuentra cansado a veces hasta el mismo pide que lo metamos dentro del parque y se queda allí sentado más relajado jugando tranquilamente.

Pues bien, hace sólo unos días después de su cena lo metí en el parque y se quedó allí jugando muy tranquilo. Su padre y yo estábamos en el cuarto de baño cuando oímos un golpe. Era un ruido que ya conocíamos porque cerca del parque tenemos una lámpara de pie como la de la foto y Gordito a veces
intenta alcanzarla y la tira al suelo. No le dimos importancia, la lámpara no es de cristal y no pasa nada cuando se cae al suelo. Pero justo después oímos otro golpe. Eso ya no era normal y salimos corriendo. Al llegar al salón me encontré a Gordito sentado en el suelo al lado de la lámpara caída. Os podéis imaginar el susto.

Mi trasto se las había apañado para trepar por el parque y supongo que al apoyarse en el borde cayó hacía delante seguramente porque querría seguir jugando con la lámpara que había tirado antes. Afortunadamente cayó encima de la lámpara y eso amortiguó el golpe. Ella lo libró de dar con su cuerpo o su cabeza en el suelo. No le pasó nada, ni un chichón, de hecho sólo lloró al oírme a mí gritar.

Aún así el susto fue tremendo y las piernas me temblaron durante un buen rato después. 
Desde entonces cuando está en el parque siempre lo estamos vigilando para que no vuelva a tirarse. Como no se hizo daño nos da miedo que le haya cogido el gusto a eso de volar, 😉

¿Vuestros hijos también son tan aventureros?

Comparte

16 comentarios en “Caídas”

  1. Si es que con los niños no se puede despistar uno ni un segundo. Crecen enseguida y aprenden cosas de un día para otro, ahora ya se sabe fugar del parque. Seguro que si no llegas a gritar no dice ni pio y que queda tan tranquilo espachurrando la lampara.Ahora que anda seguro que te da más de un susto. Mucha paciencia y ánimos.Un beso!

    Responder
  2. Jajajaj, Álvaro si. Nosotros tuvimos que recoger el parque pq le cogió gusto a trepar y nos daba miedo que se tirase y se hiciera daño. Así q a partir de ahora tened mucho cuidado…. Estos niños!!!

    Responder
  3. Uyyyyyyyyyyy ya no estaréis traquilos ni cuando duerma!!! qué peligro tieneeeeeeee…Mi tesoro se cayó dos veces de la cama, con sus chichones y mis infartos correspondientes…pues nada, yo creo que es más seguro dejarle en el suelo.Qué sustazo!!! Besosssssss

    Responder
  4. Pero qué sustos nos dan estos niños! Mira que trepar por la pared del parque… ¿cómo se las apañaría?El mío es aventurero al máximo. Ya conté más de una vez que se tiró por las escaleras en casa de mis padres y la última fué subiéndose a su sofá (uno tamaño mini que tiene) y ahora le da por subirse por el lateral, trepando por el apoyabrazos. Así que hostia al canto. Se le quedó un chichón en la frente que parecía un unicornioUn beso!

    Responder
  5. Pues yo tenía pensado guardarle ya, pero su padre le mete aún algún rato y lo mantuve. Después de esto, y sabiendo que llega a lugares insospechados, después de Semana Santa va a la caja.¡Buenas noches!

    Responder
  6. Me temo que sí, que ahora me llevaré más de un susto. Desde luego ya no le quitamos un ojo de encima.Es verdad, creo que si yo no hubiera gritado él no habría ni llorado, estaba tan pancho sentado en el suelo, jeje.Un beso!!

    Responder
  7. Fue un susto tremendo, sobre todo al oír el golpe que ya imaginé que era él el que había caído y no oírlo llorar, no imaginaba que iba a estar allí sentado en el suelo como si no hubiera pasado nada. No ganamos para infartos, bajaUn besote!

    Responder
  8. Lo de las escaleras de Redondo si que es tremendo, si es que son muy pequeños y no ven el peligro, mientras nosotros seguimos comprando las papeletas para el infarto!! Un beso!!

    Responder
  9. Yo creo que nuestro parque también tiene los días contados, aunque Gordito sigue pidiendo que lo metamos allí, pero desde luego no lo dejéis sin vigilancia, porque el día menos pensado te puede dar el susto.Un beso!!

    Responder
  10. Ohh qué susto!! Qué tremendo! Jejeje Pues no sé, pero mi cuñado tiene antecedentes de tirarse de la cuna de cabeza… así que espero que no salga como el tío o me empezarán a salir canas a puñados! JejejeBesos y paciencia!!

    Responder
  11. Sí, tremendo, menos mal que sólo quedó en un susto. Yo también me tiré de cabeza de la cuna así que ahora que lo dices puede que sea algo genético, jejeje, vas a tener que vigilar a Celia con mil ojos ;)Un besote!!

    Responder
  12. Nosotros hace nada que metímos a mi Goblin de 6 meses y medio, ya le queda poco para mantenerse sentadito, así que de momento no dice nada. Cuando he leído tu post lo he imaginado levantándose…debe entrar una emoción. Como crecen los peques Dios mío!!! Menudo susto te llevarias, no quiero ni pensarlo!!

    Responder
  13. Sí, es muy emocionante esa fase, cuando se pone por primera vez de pie… que recuerdos. Tienes razón, crecen tan rapidisimo… Espero que tu Goblin disfrute del parque como lo hacía Gordito, él se lo pasaba bomba. El susto tremendo!! Gracias a que quedó en una anécdota.Gracias por la visita y el comentario! Voy a conocerteUn beso

    Responder

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras