Colecho seguro: cómo dormir con tu bebé

Colecho seguro: cómo dormir con tu bebé

No miento si os digo que el colecho nos cambió la vida. Sin lugar a dudas, dormir junto a mis hijos ha sido, y es, una de las mejores experiencias que la maternidad me ha dado la oportunidad de vivir. Pero hay que tener en cuanta una serie de aspectos importantes para practicar un colecho seguro. Hoy os voy a hablar sobre ello y os contaré un poco más sobre nuestra experiencia colechando. ¡Quédate!

¿Qué es el colecho? ¿ El colecho es seguro?

Cuando se habla de colecho nos referimos a compartir la cama para dormir con el bebé. Dormir juntos, compartir el lecho. Esta forma de dormir ha sido practicada desde hace muchísimos años por la humanidad, en todo tipo de culturas. De esta forma el bebé pasa sus primeros meses (¡o años!) muy cerca de mamá, lo que sin duda favorece el apego y facilita el mantenimiento de la lactancia materna.

No es solo una forma de dormir o descansar. Muchas familias eligen esta opción como parte fundamental de su modelo de crianza, de su forma de entender y vivir la maternidad y paternidad.

El colecho seguro se puede practicar de varias maneras: durmiendo y compartiendo la misma cama o utilizando cunas o minicunas de colecho, que están especialmente preparadas para adosar a uno de los lados de la cama familiar. Ambas opciones comparten la característica de que no existen barreras que separen el lecho de los padres del lugar dónde se encuentra durmiendo el bebé.

Practicar el colecho tiene muchos beneficios, entre ellos el de favorecer el vínculo emocional creado entre padres e hijos. Pero para practicarlo bien hay que seguir unas pautas de seguridad que debemos tener muy en cuenta, porque hay algunos estudios que han relacionado el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante con el colecho.

 dormir familia junta

Colecho y Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL)

Algunos estudios han relacionado el colecho como un factor de riesgo de la muerte súbita del lactante. El debate surge cuando también encontramos estudios que afirman que el colecho aumenta las tasas de éxito de la lactancia materna, y que ésta además supone un factor protector contra el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante.

Como vemos el debate (y la controversia) están servidos. Pero es posible practicar el colecho seguro. De esta forma el colecho seguro no tendría por qué suponer mayor riesgo para la muerte súbita.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría se ha pronunciado al respecto. Podemos encontrar un documento con las Recomendaciones actuales de consenso sobre el colecho, el SMSL y la lactancia materna. En él afirman que la forma más segura de dormir en los lactantes menores de 6 meses es en su cuna, boca arriba y cerca de la cama de sus padres, ya que existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más de un 50%.

En cualquier caso, si tienes dudas sobre la práctica del colecho seguro, como siempre, consulta con tu pediatra que te podrá dar las mejores recomendaciones para tu caso particular.

Cunas de colecho, para un colecho seguro

Por todo ello quizá lo más adecuado sería que al menos en estos primeros 6 meses de vida de los bebés, los padres que eligen practicar el colecho seguro lo hagan utilizando una cuna de colecho. Así cumpliríamos las recomendaciones de la AEPED de que el bebé duerma en su propio espacio o cuna y además esté cerca de la cama de sus padres.

Las mejores cunas de colecho se pueden anclar de forma fácil y cómoda a la cama de los padres, quedando ambos colchones a la misma altura. El bebé dormiría en su cuna pero estaría muy cerquita de mamá y papá. Para los papás, además, considero que es muy cómodo.

El bebé no ocupa espacio en nuestra cama pero duerme a nuestro lado, en su propio espacio, pero sin barreras que nos separen de él. De está forma se evita el tener que estar levantándonos de la cama para atenderlo cuando llora, y se facilita incluso el darle el pecho mientras estamos tumbados en la cama. El bebé y la mamá están tan cerquita que sin necesidad de levantarse de la cama ni de sacarlo de su minicuna de colecho podemos darle el pecho estando ambos tumbados. ¡Cuando el bebé se despierta muchas veces por la noche, esto se agradece sobremanera!

En cunacolecho10.com podéis encontrar mucha información y comparativas que os ayudaran a elegir la cuna de colecho que mejor se adapte a vuestras necesidades, a vuestro espacio y a vuestra economía.

colecho seguro

Cómo practicar un colecho seguro: 15 recomendaciones para dormir con tu bebé

Pero aún hay más aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de practicar un colecho seguro. Dormir junto a nuestro hijo es una experiencia enriquecedora, inolvidable. Si seguimos todas estas recomendaciones lo podremos disfrutar evitando los riesgos.

1. Colchón firme.

La superficie donde va a descansar el bebé debe ser firme y plana. Tanto si duerme sobre nuestro colchón o si lo hace sobre un colchón en una cuna o minicuna de colecho. Se deben evitar los colchones demasiado blandos o las camas de agua.

Estas superficies que no ofrecen firmeza pueden ocasionar que el bebé se hunda en el colchón, corriendo el riesgo de que se obstruyan las vías respiratorias.

2. Evitar almohadas, cojines, muñecos.

Por la misma razón anterior.

3. No cubrir la cabeza del bebé.

Evitar que las mantas, sabanas, almohadas o cualquier otro objeto cubra la cabeza del bebé, haciendo que se dificulte su respiración.

4. Evitar el tabaco.

Todos conocemos los riesgos asociados al tabaco. No se debería fumar nunca en presencia de un bebé, ni de ningún niño. Exponerlos al humo del tabaco incrementa el riesgo de muerte súbita, así como de asma y de enfermedades respiratorias. Lo más recomendable es que ambos padres y todas las personas que vivan en la casa familiar abandonen el tabaco.

Si alguno de los padres fuma, además, debería evitar compartir cama con el bebé.

5. Evitar alcohol, drogas y ciertos medicamentos.

Para practicar un colecho seguro hay que evitar tomar alcohol, drogas, medicamentos o cualquier otra sustancia que pueda mermar nuestra capacidad de reacción, nivel de alerta o puedan interferir en nuestros sentidos.

6. Temperatura adecuada.

La temperatura en la habitación debe ser adecuada. Una temperatura ambiente agradable y no sobreabrigar de más a los bebés. Además el contacto cercano de nuestros cuerpos aumenta también la temperatura, por lo que hay que tener cuidado con este aspecto.

7. Personas en la cama.

No se recomienda compartir la cama con un bebé, y además con otro niño o mascota. Éstos últimos pueden no ser conscientes de la presencia del bebé y comprometer su seguridad.

8. Evitar espacios donde el bebé pueda quedar atrapado.

Controlar la posición del colchón y de la cama para evitar que queden espacios u oquedades donde el bebé pueda quedar atrapado. Si usamos una minicuna de colecho adosada a nuestra cama debemos controlar que los dos colchones queden a la misma altura y que no haya espacio entre ellos.

9. Nunca dejar al bebé desatendido en la cama.

En cualquier momento puede rodar y caer de la cama. Tampoco es conveniente rodearlo de almohadas o cojines pues éstos pueden cubrir accidentalmente al bebé, obstruyendo sus vías respiratorias.

como dormir con el bebe

10. Cuidado con el pelo largo.

Si la mamá o el papá que comparten cama con el bebé tienen el pelo largo es conveniente que se lo recojan para dormir, para evitar posibles estrangulamientos o que accidentalmente cubra la cabeza del bebé. De igual forma hay que tener cuidado con lazos o cinturones de pijamas y camisones.

11. No colechar en otras superficies.

El colecho seguro solo debe ser practicado en la cama o en la cuna de colecho. Dormir con el bebé en brazos en sofás, sillones u otras superficies es una práctica peligrosa que no debería ser llevada a cabo. En estas circunstancias es fácil que el bebé resbale o caiga.

12. Personas obesas.

A las  personas con obesidad mórbida no se les recomienda practicar el colecho.

13. Estado físico.

Aunque no hayas tomado alcohol, drogas o medicamentos, si tu estado físico no es el adecuado evita compartir la cama con el bebé. Estar muy cansado, enfermo, o somnoliento y colechar puede ser peligroso. Es mejor que esas noches el bebé duerma en una superficie separada hasta que el estado físico del padre o la madre sea el adecuado para compartir cama y cuidar del bebé.

14. No usar perfumes.

Se recomienda no usar perfumes ni productos perfumados en la cama, que pueden afectar a la capacidad del bebé para respirar con normalidad.

15. Consenso.

Si se decide practicar el colecho, ambos progenitores deben estar de acuerdo con la decisión y respetar todas los aspectos relativos a la seguridad del bebé en la cama. Ambos deben ser responsables de la presencia y de la seguridad del bebé cuando compartan lecho.

 

Dormir con el bebé

Como veis son unas recomendaciones fáciles de cumplir y llevar a cabo, que nos permitirá compartir la cama con nuestros hijos de forma segura y sin riesgos. Elegir dormir o no con tus hijos es una decisión personal, en la que seguramente influyan muchos factores. Para mí, sin duda, ha sido una de las mejores elecciones que he tomado. ¡Me encanta dormir con mi bebé!

 

Y vosotros, ¿habéis practicado un colecho seguro?

 

Comparte

2 comentarios en “Colecho seguro: cómo dormir con tu bebé

    • Sin duda es una de las mejores experiencias de la maternidad. Mi Gordito se independizó a su camita con casi 5 años, espero que ahora su hermano aún tarde mucho en irse! No sé que haremos el día que mi marido y yo volvamos a dormir solos, va a ser muy extraño!! Y lo voy a echar tanto de menos!! A seguir disfrutando de sentirlos tan cerquita. Un beso Carol, gracias por comentar!!

Deja un comentario