cuna parque de viaje

Cuna y parque de viaje ¿Merece la pena?

El bebé está a punto de llegar. Seguramente ya tienes lista la maleta del hospital y hasta su habitación preparada. Es probable que también hayas comprado un montón de objetos y productos para que no le falte de nada. Ya te aviso, muchos de ellos se quedarán sin apenas uso ¡o incluso sin abrir! También te sorprenderás un buen día buscando como loca aquel producto que no compraste porque pensaste que no te iba a ser útil. ¡Bienvenida a la maternidad! ¿En cuál de estas situaciones estaría la cuna y parque de viaje? ¿Trasto u objeto imprescindible? ¡Te cuento mi experiencia!

Qué es una cuna de viaje

La cuna, el cambiador, la trona, el carrito, la silla del coche y la cuna de viaje son algunas de esas cosas que cuando vas a tener un hijo se supone que tienes que comprar. Uno de esas compras que la mayoría de las familias consideran imprescindibles. Quizá, puede que incluso la recibas como regalo de parte de algún amigo o familiar.

Pero, ¿para qué sirve una cuna de viaje? Pues, sí, es obvio. Una cuna de viaje, en su diseño puede ser muy parecida a una cuna tradicional, pero cuenta con la posibilidad de ser plegada y transportada fácilmente, sin ocupar mucho espacio. Esto sin duda, representa una ventaja a la hora de viajar. Porque cuando viajamos, en algún sitio tendrá que dormir el bebé, ¿no?

Vale, puede que pienses que en ese caso no vas a necesitar una cuna de viaje. Seamos sinceros, los viajes y las vacaciones, sobre todo aquellas escapadas de fin de semana, se suelen ver reducidas cuando llega un bebé a casa. Además, también es cierto que la mayoría de hoteles cuentan con cuna de viaje que puedes solicitar para no tener que llevar la tuya.

Pero es que una cuna de viaje tiene muchas más posibilidades que la de ser únicamente el lugar dónde el bebé duerma cuando salgáis de vacaciones. Yo antes de ser madre no tenía ni idea de esto, pero la cuna-parque de viaje que compramos para Gordito ha sido otra de esas compras que hemos amortizado muchísimo. ¡Y no es que hayamos hecho grandes viajes con los niños, por desgracia!😅

cuna de viaje

Cómo elegir la mejor cuna de viaje

Las cunas-parques de viaje son un gran invento. Pero si de verdad quieres sacarle el máximo partido a tu cuna hay algunas características que tienes que tener en cuenta antes de decidirte por un modelo en concreto.

Ya te he contado que nosotros usamos muchísimo la cuna-parque de viaje que compramos cuando nació Gordito, pero sin lugar a dudas, el modelo que nosotros elegimos no fue el más adecuado. Pesado, difícil de montar, difícil de plegar, incómodo para transportar…. ¡Acabé cogiéndole un poco de manía!

Si no quieres que esto te pase a ti, pon atención, te voy a contar en qué tienes que fijarte antes de comprar un parque-cuna.

– Que sea fácil de montar

Para mí este es uno de los puntos más importantes a valorar antes de comprar una cuna de viaje. Piensa que, al contrario que la cuna tradicional, que probablemente montes y desmontes sólo una vez, la cuna de viaje montarla y desmontarla en muchas ocasiones.

Montar nuestra cuna de viaje era tremendamente complicado. Al final acabamos cogiéndole el truquillo, pero aún así, necesitábamos de dos personas para poder montarla. Nada práctico ni mucho menos cómodo.

Siempre la llevábamos en el coche y, a veces, nos encontrábamos en situaciones en las que nos hubiera venido muy bien, pero el simple hecho de pensar en todo lo que había que organizar para sacarla de su bolsa de transporte y ponerla, nos quitaba las ganas de hacerlo.

Afortunadamente, actualmente hay modelos, como la cuna de viaje Aeromoov, cuya facilidad de uso y montaje es asombrosa. ¡Se monta y desmonta en apenas 2 segundos! Tiene el sistema de plegado y montaje más sencillo del mercado. Sin duda, si tuviera que elegir ahora una cuna de viaje elegiría este modelo. Si tú también quieres sorprendente con sus características y comprar la cuna Aeromoov echa un vistazo ahí y no te arrepentirás. ¡Ojalá la hubiera conocido antes!

cuna de viaje aeromoov

– Que sea fácil de transportar

Otro punto también muy importante. Que sea ligera y que quede compacta cuando está plegada es un plus. El maletero de nuestro coche es bastante pequeño, así que cuando viajábamos casi lo llenábamos solo con el carrito y la cuna de viaje, que plegada también era un buen armatoste.

Hay modelos de cuna de viaje que pesan muy poco y que además tienen un plegado muy compacto lo que permite guardarlos en cualquier lugar de casa o llevarla en el maletero del coche sin ocupar mucho espacio.

Viajas con niños es viajar con un extra de equipaje siempre, así que todo lo que se pueda reducir ¡siempre es bienvenido!

– Que tenga dos alturas

Este punto para nosotros también era importante. Nosotros comenzamos a usar la cuna de viaje desde que Gordito era un recién nacido. Para poder usarla con un bebé de pocos meses lo más cómodo es que el colchón de la cuna de viaje se pueda colocar a dos alturas.

Cuándo te va a venir bien una cuna de viaje

Ya sabes cómo elegir el modelo perfecto de cuna de viaje, ahora te voy a contar en cuantas ocasiones una cuna-parque de viaje te va a resultar útil.

– De vacaciones

Está claro. Cuando salgas de viaje una cuna de viaje te va a resultar muy útil. Puede que el hotel donde te alojes pueda proporcionarte una, pero quizá no esté en las mejores condiciones o no sea del todo cómoda o del agrado de tu hijo. Yo siempre he preferido llevar nuestra cuna de viaje cuando hemos hecho turismo.

Ya bastante difícil era organizar unas vacaciones, para que los peques no durmieran bien y nos aguaran los días de descanso.

viajar con niños cuna de viaje

– En casa de los abuelos

Ya sabéis que cuando nació Gordito nosotros vivíamos en otra provincia, lejos de la familia. Aún así, y aunque nos separaban 3 horas de coche, viajábamos a visitar a los abuelos muy a menudo y pasábamos el fin de semana con ellos.

La cuna-parque nos era imprescindible. La cama que teníamos en casa de los abuelos para dormir no era lo suficientemente amplia para dormir los 3 y además el peque también necesitaba un sitio cómodo y tranquilo donde poder echarse sus siestecitas, aunque en más de una ocasión acababa durmiéndose plácidamente en brazos de la abuela 😍.

Cuando llegábamos a casa de los abuelos, lo primero que hacíamos era montar la cuna-parque y ya podíamos despreocuparnos al menos por su descanso.

– En casa de amigos

Sí, nosotros llevábamos la cuna-parque siempre en el coche. Cuando visitábamos a algún amigo, sobre todo los que aún no tenían hijos y por lo tanto su casa no estaba a prueba de bebés intrépidos, si la comida o la visita se alargaban, montábamos nuestra cuna parque.

Si a Gordito le entraba sueño podía dormir tranquilo y cómodo y si se estaba despierto y empezaba a aburrirse, lo dejábamos dentro con algunos de sus juguetes preferidos y ¡todos contentos! Papá y mamá podían hacer algo de vida social y él se divertía jugando en un entorno seguro y controlado. ¡Qué no es plan de ir llevando el caos a casas ajenas!

– Como parque de juegos

Sobre todo Gordito la usó muchísimo también en casa como parque. Le encantaba estar allí dentro con sus pelotas o sus juguetes favoritos. ¡Se pasaba horas! Y así, los papis, también teníamos oportunidad de hacer aquellas tareas de casa que no podíamos hacer de forma tranquila con aquel pequeñín enredando por casa.

Recuerdo llenar el parque cuna de pelotas, a modo de piscina de bolas, él alucinaba jugando con ellas (y echándolas fuera) y yo mientras podía planchar sin miedo a que ninguno de nosotros resultara herido 😅. ¡Nos fue muy útil!

Ahora contadme vosotros ¿qué otros usos le dais a la cuna-parque de viaje? ¿La habéis usado mucho? ¿Qué modelo nos recomendarías?

Comparte

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras