Diferencia de edad entre hermanos: nuestra experiencia

Diferencia de edad entre hermanos: nuestra experiencia

LA DIFERENCIA DE EDAD ENTRE HERMANOS

¿Cuál es la diferencia de edad ideal entre los hermanos? Creo, sinceramente, que es una pregunta que no tiene una sola respuesta correcta.

Dependerá mucho de cada familia. De sus preferencias, de sus intereses o simplemente de sus circunstancias personales.

¿Qué es mejor? ¿Qué se lleven 2 o 3 años y pasar por los agotadores primeros años de crianza juntos y del tirón? ¿O esperar a que el hijo mayor ya sea un poco más autónomo y disfrutar de su crianza en exclusiva?

Cada familia tendrá su propia respuesta. Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes.

Yo hoy os voy a contar mi opinión y cómo tomamos la decisión de tener un segundo hijo cuando el mayor tenía ya 4 años.

Somos afortunados

Antes de empezar a contaros las ventajas e inconvenientes de ambas decisiones, tengo que admitir que en este tema somos afortunados.

Pudimos decidir cuándo ser padres por primera vez y elegir también el momento de repetir paternidad. Y todo nos salió como habíamos planeado. Pero aunque para nosotros fuera fácil soy consciente de que eso no ocurre siempre en todas las familias.

Existen muchas circunstancias que pueden echar por tierra tu idea deseada de familia.

Puede que cuando decidas tener un hijo éste no llegue y tengas que enfrentarte a problemas de fertilidad y embarcarte en mil y una pruebas, diagnósticos y tratamientos.

Puede que aunque ya seas madre y quieras darle un hermano a tu hijo o hijos, las circunstancias familiares, laborales, económicas o de salud no te permitan hacerlo.

Sé que las cosas, en muchos casos, no son tan simples como planearlas y hacerlas. Muchas piedras pueden aparecer en tu camino e incluso pueden impedir que llegues a conseguir aquello que tanto deseas.

Soy consciente de todas esas realidades y por ello sé que en este tema hemos tenido mucha suerte. No hemos tenido problemas de fertilidad y aunque hemos renunciado a muchas otras cosas por tener hijos, conseguimos construir la familia con la que soñábamos.

En estos casos difíciles, la diferencia de edad entre hermanos pasa a un segundo plano. Si te encuentras en una situación parecida, desde aquí te mando todo mi apoyo y ánimo.

Tener dos hijos seguidos: cuando los hermanos se llevan poco tiempo

Mucha gente desea que sus hijos se lleven poco tiempo entre ellos. En muchas ocasiones es una decisión que está tomada incluso desde antes de tener hijos.

Los principales motivos para que la diferencia de edad entre los hermanos sea poca pueden ser muy variados. El hecho de que se crien juntos, de que compartan juegos y etapas vitales, así como también el pasar por los siempre agotadores primeros años de crianza entre pañales y noches sin dormir de una vez, pueden ser algunos de ellos.

diferencia de edad entre hermanos

VENTAJAS

Compartir juegos: los hermanos con poca diferencia de edad entre ellos es más probable, al estar en una etapa de desarrollo parecida, que disfruten de los mismos juegos y actividades.

Creceran casi como amigos y podrán compartir y vivir muchos momentos de diversión juntos. Y esto puede ser así tanto cuando son pequeños como cuando sean mayores o adultos.

Pañales, teta o biberón y malas noches del tirón: muchas familias prefieren pasar por esa etapa de una vez. De esta forma cuando acaban esos primeros años, cierran esa etapa para no volver a ella.

INCONVENIENTES

Doble trabajo: cuando la diferencia de edad entre los hermanos es poca, cuando el nuevo bebé llega a casa, su hermanito aún es también un “bebé”. Por lo tanto, habrá que compaginar el cuidado del recién nacido con el de su hermano, que probablemente aún no sea del todo autónomo.

Si alguno de ellos es un bebé de alta demanda, imagino que la situación puede llegar a ser dura.

Doble gasto: quizá el hermanito siga con pañales cuando llega el bebé, las vacunas, las guarderías si son necesarias. Muchos gastos coexistirán en el tiempo.

Además puede que no puedas reutilizar ropa u objetos de puericultura porque el hermano mayor aún los esté utilizando.

Celos: los celos entre hermanos pueden aparecer a cualquier edad, sea cual sea la diferencia de edad entre ellos.

Pero cuando el hijo mayor es aún pequeñito, puede que le cueste comprender y asimilar la llegada de un bebé a su familia. Es posible que no entienda porque su mamá, a la que tanto necesita todavía, ahora también se encarga de cuidar a un pequeñín que no conoce y encima se pasa casi todo el día con él en brazos. Es una situación que puede ocurrir.

diferencia de edad entre hermanos

Cuando la diferencia de edad entre los hermanos es mayor

Este es nuestro caso. Así que os hablaré de las ventajas e inconvenientes de esta decisión desde mi punto de vista y experiencia.

Nosotros tomamos la decisión de buscar un hermanito cuando Gordito hacia poco que había cumplido 4 años. Al final Trasto nació un mes y medio después de que su hermano soplara las 5 velitas.

Yo siempre había tenido claro que no me gustaría que mis hijos se llevaran poco tiempo.

Quizá sea por mi propia experiencia. Yo tengo sólo una hermana. Y nos llevamos un poco más de 5 años.

Mi marido, sin embargo, tiene 2 hermanos, y entre ellos la diferencia de edad es de sólo 1 año.

Soy de la opinión de que la buena o mala relación entre hermanos, no sólo dependerá de la diferencia de edad que exista entre ellos. Los padres tienen mucho que ver en ese aspecto.

La vida pueda dar muchas vueltas, pero si los padres nos esforzamos en enseñar a nuestros hijos a respetarse, a ayudarse siempre incondicionalmente y a quererse, desde que son pequeños, estaremos cimentando las bases de una buena relación entre ellos en el futuro.

Quizá sí que durante su infancia, si la diferencia de edad es corta, puedan compartir más juegos, actividades o salidas juntos. Pero no serán niños toda la vida. Crecerán y al final la diferencia de edad llega un momento en que no es tan notable ni abre un abismo entre ellos.

Pero como toda decisión, tiene sus pros y sus contras.

diferencia de edad entre hermanos

VENTAJAS

Disfrutar de la crianza: Yo he disfrutado muchísimo de los primeros años de Gordito.

Tener sólo un hijo me permitió hacerme a la maternidad, poco a poco, a nuestro ritmo, viviendo cada momento. Acompañar a mi hijo en su desarrollo sin prisas, volcando en él todas nuestras atenciones.

Los primeros meses, incluso años de crianza son agotadores, muy demandantes. Pero a pesar de ello son unos años maravillosos, cansados, pero irrepetibles.

Nosotros elegimos una forma de criar en que la lactancia, el colecho y nuestro hijo marcaron los primeros años.

Si hubiéramos tenido entonces un segundo hijo estoy segura de que no hubiéramos podido con todo. Por pura supervivencia. Un hijo ya se llevaba todas nuestras energías y atenciones. Con dos no sé como lo hubiéramos hecho.

Además vivíamos en otra ciudad, solos, sin familia. No teníamos a nadie que nos pudiera echar una mano. Todo hubiera sido mucho más complicado.

Creo que en vez de recordar ahora esos primeros años con cariño, con la sensación de no haberle fallado, de haberlos disfrutado plenamente; si hubiéramos tenido otro hijo antes, ese recuerdo estaría marcado por el caos, la falta de energía y de tiempo.

UN HERMANITO QUE COMPRENDE LA SITUACIÓN

Cuando Trasto nació, su hermano ya era mayorcito. Podíamos hablar con él, explicarle la situación. Gordito ya era autónomo para muchas tareas. Se viste, se asea, come, sabe jugar y divertirse sólo. No necesitaba de una atención tan constante por nuestra parte.

Esto nos ha permitido volver a disfrutar de la crianza y los primeros meses de Trasto. Es evidente que Gordito aún nos necesita y aunque ya no sea un bebé necesita de nuestro tiempo y atenciones. Hemos intentado no descuidar ese aspecto. Pero es cierto que nos ha resultado más fácil que si hubiera tenido dos años, por poner un ejemplo, cuando nació su hermano.

Trasto no tiene unos padres sólo dedicados a él, pero está viviendo unos primeros años muy parecidos a los que vivió su hermano. No tiene unos padres en exclusiva, pero a cambio ha ganado unos padres más experimentados, con las cosas mucho más claras y un hermano que lo cuida y lo quiere. Nadie ha salido perdiendo.

Menos trabajo: Al ser Gordito ya autónomo, cuando llegó el bebé el trabajo era menos. No es lo mismo supervisar y acompañar a Gordito en sus tareas cotidianas, que tenernos que encargar de un bebé y un niño pequeño. Todo ha sido mucho más fácil.

Y también incluyo la época del embarazo. Ya os conté que tuve un comienzo horrible en mi segundo embarazo. Durante muchas semanas sufrí unas nauseas horribles. Vomitaba a todas horas, todos los días.

Fue una etapa complicada, y eso que ya Gordito era grande y entendía que mamá se encontraba mal. Había cosas que no podía dejar de hacer, llevarlo al cole, acompañarlo en sus actividades, ir al parque a jugar.

Pero los días que no podía ni con mi alma, Gordito me cuidaba. Entendía la situación, dentro de sus posibilidades, y si nos quedábamos en casa él se ponía a jugar y yo podía descansar (o pasar la tarde vomitando🤦‍♀️). Si Gordito hubiera sido un niño pequeño no sé cómo hubiera sobrevivido esos meses.

diferencia de edad entre hermanos

Vivir la experiencia junto a mi hijo: uno de los recuerdos más bonitos del embarazo de Trasto es el haberlo vivido junto a Gordito.

También os expliqué cómo desde el minuto uno del embarazo hicimos a Gordito partícipe de la situación. ¡Esperamos el resultado del test de embarazo los tres juntos!

El que él fuera consciente de que un hermanito crecía en la barriga de mamá y pudiera comprender, más o menos, lo que estaba ocurriendo fue una experiencia inolvidable.

Tenía una aplicación en el móvil que iba mostrando semana a semana cómo iba desarrollándose el embarazo y cómo crecía el bebé. Cada vez que cumplíamos una semana, Gordito y yo leíamos cómo el bebé se estaba desarrollando. A él, que además le fascina todo lo relacionado con el cuerpo humano, le fascinaba ver cómo su hermano iba creciendo.

Verlo a él ilusionado con el bebé, mostrarle las ecografías, descubrir que era un niño, buscarle juntos un nombre… Son momentos que recordaré siempre.

Reutilizar las cosas: ¡Trasto nos ha salido muy barato! Hemos podido reutilizar todo lo de su hermano. Incluso la ropa, pues los dos nacieron en otoño e invierno, así que no hemos tenido problemas de tallas ni de estaciones. Hemos aprovechado todo lo que compramos en su día para Gordito.

Es un ahorro importante de dinero. Además ya Gordito no utilizaba pañales y ya tenía todas las vacunas que hay que pagar puestas.

Está claro que un nuevo hijo es doble de gasto, pero el que algunos gastos importantes no coincidan en el tiempo es un desahogo económico muy grande.

Y ya mirando más para el futuro, probablemente tampoco coincidan ambos en la Universidad o en los estudios superiores, si los hacen. ¡Otro gasto menos!

INCONVENIENTES

Volver a empezar: es verdad que da cierta pereza, cuando ya has pasado esos primeros años agotadores y todo empieza a fluir de forma más sencilla en la familia, volver a embarcarte en pañales y noches sin dormir.

Ya dormíamos bien, podíamos hacer viajes, salir a comer o a mil sitios sin preocupaciones de un bebé.

No os engaño, cuesta un poco volver a acostumbrarse. Los años no sólo han pasado para Gordito, también para nosotros. Coger de nuevo el ritmo y renunciar a algunas cosas cuesta su tiempo.

Pero a nosotros nos ha merecido la pena. Ahora, que ya llevamos un año de bimaternidad espaciada en el tiempo, puedo decir que no me arrepiento de haberlo hecho así.

¿Qué opinión tenéis vosotros en este tema? ¿Cuántos años se llevan o te hubieran gustado que se llevaran tus hijos? ¡Contadme!

Comparte

1 comentario en “Diferencia de edad entre hermanos: nuestra experiencia

Deja un comentario