odio el verano no me gusta el verano

Odio el verano. ¡No me gusta! ¿Por qué?

Odio el verano. No me gusta. Ea, ya lo he dicho. Así sin paños calientes. Y sé que puede ser una opinión bastante impopular, pero bueno, este es mi blog y aquí me desahogo a riesgo de que me llaméis loca.

Puede que sea una relación de amor-odio, porque reconozco que también el verano tiene su lado bueno. Pero aún así, intentando ser positiva y buscando las cosas que merecen la pena de estos meses veraniegos, yo sigo deseando que llegue el momento de volver a ponerme un abrigo. ¿Quieres conocer mis motivos? ¡Te lo cuento a continuación!

odio el verano no me gusta

Lo confieso: odio el verano

Sí, con todas sus letras. Esta relación de amor-odio me ha acompañado a lo largo de muchos años, y este verano no iba a ser la excepción.

El verano de la «nueva normalidad» es aún más extraño para mí que los veranos anteriores. Aunque ya no vivimos confinados la amenaza del virus y los rebrotes siguen ahí fuera. Si a eso le añadimos la indignación al ver como muchas personas siguen sin hacer caso a las recomendaciones (¿tú también te sorprendes al ver cómo la gente usa las mascarillas?) esa sensación es aún mayor.

Y eso sin hablar del trato que siguen recibiendo los más pequeños en esta situación: con parques infantiles aún clausurados y sin muchas opciones de ocio y socialización para niños, que tanto necesitan después de haber pasado largas semanas sin salir de casa. ¡En fin, no es solo el verano lo que me molesta!😅

Mucho me temo que este verano va a pasar a la historia (no creo que nadie pueda olvidar el cada vez más insólito año 2020), y como cada año, yo ya estoy deseando que pase. Días como estos en los que el termómetro no baja de 40 grados, ¡aún más! Sí, odio el verano, aunque no todo es malo, déjame explicarte.

Lo que me gusta del verano

Me gusta tener más tiempo para compartir con mis hijos. Este año es diferente, hace meses que no pisamos el cole, pero normalmente después de un curso largo, cuando el verano se acerca ya son muchas las ganas que hay de dejar atrás el estar pendiente del reloj, las extraescolares y las tareas. ¡Dejar atrás las tediosas tareas online sí es algo que este año estábamos deseando! Menuda liberación 😅

Sí, sin duda, esa es la mejor parte del verano para mí. Tengo la suerte de poder estar en casa con mis hijos, por lo que poder disfrutar de ellos todo el día, sin pensar en nada más, me gusta. Poder hacer las actividades o los planes que queramos, sin pensar en que hay que acostarse pronto para ir al día siguiente al colegio.

Esto que para mí es lo mejor, para muchas otras familias es la peor parte. Conciliar la vida laboral y la vida familiar en este país no es fácil. Y el verano es muy largo y en ocasiones se convierte en todo un quebradero de cabeza para las familias, que tienen que hacer mil y un malabares para poder atender a sus hijos. Si es vuestra situación, os deseo mucho ánimo por aquí. Y si estáis esperando para poder disfrutar de vacaciones en estos meses, espero que lleguen pronto y disfrutéis de unos merecidos días en familia.

Tiempo libre y días más largos

Esto, sin duda, es otra de las cosas que más me gusta del verano. Las horas de luz. Me llena de vida, de energía, de ganas de hacer cosas. Me gusta que lleguen casi las diez de la noche y aún no sea de noche. Creo que es la mejor parte del verano.

Lo que no me gusta del verano

El calor. Lo odio. No lo soporto. Me pone de mal humor. Me hace sentir mareada, sin fuerzas. Me quita las ganas de hacer cualquier cosa. Ya veis, en esto sí que no tengo término medio. Odio el calor.

odio el calor

Maldito calor

De hecho, es que ni siquiera logro entender a las personas que dicen que prefieren el calor al frío. Cuando oigo algo parecido, no puedo evitar sorprenderme. En serio, ¿prefieres el calor o unos agradables 10 grados de temperatura? ¡No me entra en la cabeza!

Yo prefiero el frío. Sin lugar a dudas. Incluso un frío intenso. Desde mi punto de vista es mucho más soportable. Si tienes frío puedes ponerte todas las capas de ropa que necesites hasta sentirte a gusto. En casa también puedes abrigarte lo que quieras. Poner un nórdico en la cama o arroparte con una mantita en el sofá. Es que lo pienso ahora mismo y estoy deseando que llegue ese momento.

Me encanta sentarme en el sofá, sentir frío y taparme con una mantita. Acostarme en una cama de sábanas calentitas y taparme hasta la cabeza para entrar en calor. ¡Para mí es un placer! Salir a la calle y sentir el aire frío en la cara. Me gusta. Soy invernal, sin duda. Ya os hablé de ello.

40 grados a la sombra

Quizá en esto tenga mucho que ver la ciudad en la que vivo. Aquí el calor en verano es muy intenso. Podemos alcanzar los 40 grados a la sombra con mucha facilidad. Recuerdo el primer verano que pasamos aquí tras nuestra mudanza. Recién llegados, aún a medio instalar y una ola de calor que nos tuvo en alerta roja. ¡Verdaderamente insoportable!

Salir a la calle antes de las ocho de la tarde es algo inviable. La ciudad está desierta. A no ser que tengas algo urgente que hacer todo el mundo se refugia en sus casas hasta que el calor afloja un poco y te permite salir a la calle sin riesgo de sufrir un golpe de calor.

Y entonces pienso: ¿para qué queremos días tan largos si el tiempo no nos permite aprovecharlos para hacer cosas? Cuando hace tanto calor es peligroso salir con los niños a la calle. Inviable ir a un parque o simplemente a dar un paseo. Al final nos pasamos la tarde en casa, intentando entretenerlos hasta que baje un poco la temperatura o por fin podamos salir a disfrutar del aire libre.

Os podéis imaginar lo largos que se pueden hacer los días con dos niños repletos de energía en casa. Porque no todos los días podemos buscar algún plan refrescante para hacer. Porque el verano es muy largo, papá trabaja y no estamos de vacaciones.

odio el verano calor

Veranos interminables

¡Mamá! ¿Cuándo vamos a salir? ¿Podemos salir ya? Esas frases tengo que oírlas todos los días muchas veces. Y eso en invierno, aquí no ocurre. Es cierto que a veces llueve o no puedes salir de casa debido al mal tiempo. Pero no ocurre todos los días. Aunque haga un frío intenso, solo tenemos que abrigarnos mucho y podemos salir de casa cuando queramos, sin necesidad de mirar el reloj ni la temperatura que hace en el exterior.

No me gusta que el tiempo condicione nuestros planes. Y en verano, el calor intenso lo hace todos los días

Porque además aquí el verano no dura solo un par de meses. Aunque este año lo cierto es que estamos teniendo suerte y aún no hemos sufrido ninguna ola de calor infernal, sigue haciendo demasiado calor. Y el calor aquí, la mayor parte de las veces comienza en abril y dura hasta noviembre.

Demasiados meses de calor para mí. Cuando llega octubre y aún tenemos días calurosos yo ya estoy muy cansada. El primer día que puedes salir a la calle sin sentir ese golpe de calor en el rostro para mí es un alivio tremendo.

Por eso el verano se me hace muy largo.

desierto altas temperaturas

Odio el verano porque me trae malos recuerdos

En mi odio al verano puede que también haya tenido mucho que ver la enfermedad y muerte de mi madre. A ella le diagnosticaron la enfermedad un mes de mayo y murió 3 meses más tarde, en agosto. De un verano especialmente duro y caluroso. Los 40 grados y las olas de calor se sucedían durante aquellos meses. Unos meses, como podréis imaginar, muy duros para todos nosotros.

Quizá desde entonces el verano aún me guste menos.

Porque inconscientemente también relaciono ese calor intenso con aquellos días tristes. Porque lo que más recuerdo de aquel verano es el dolor y el calor.

Y aunque han pasado casi 10 años desde entonces, a mí el verano me sigue trayendo malos recuerdos.

De igual modo que el otoño y el invierno me gustan porque lo asocio al nacimiento de mis hijos y es una época que me trae buenos recuerdos y que espero cada año con ilusión. ¡Qué curiosa es la mente humana!, ¿no os parece?.

Pues ea, ya me he desahogado. Ya sabéis que si de mí dependiera reduciría el verano a un par de semanas y viviría en un otoño interminable.

Aún quedan días de verano

Pero nada, aún estamos comenzando el mes de julio y soy consciente de que me quedan muchos días de verano por delante. Y oye, que tampoco me voy a esconder a llorar en una esquina a esperar que llegue el frío. Intentaré que los días sean lo más divertidos posibles, jugar, salir en la medida de lo posible, hacer planes con mis hijos y mi marido. Pero seguiré contando los días que quedan para que vuelva el frío. ☺️

me gusta el invierno

Contadme vosotros. ¿Tú también odias el verano? ¿Sois de calor o de frío?

Comparte

21 comentarios en “Odio el verano. ¡No me gusta! ¿Por qué?”

  1. Al menos España tiene cuatro estaciones, aquí en Puerto Rico solo existen dos estaciónes: «Estación de calor» y «Estación de Calor con lluvia y posibilidad de huracánes». Saludos y espero que el otoño te trate mejor 😀

    Responder
    • Sí, aquí aunque algunas duran más que otras disfrutamos (o sufrimos jaja) 4 estaciones. Puerto Rico debe ser un país increíble, aunque esos dos climas no sean muy de mi agrado jeje. Esperaremos el otoño! Un abrazo y gracias por comentar

      Responder
  2. Este año sin embargo en Cádiz el verano es bastante fresco, mientras en el resto hay olas de calor aquí hay poniente del mar y casi no hemos pasado los 30 grados mas que unos días. Pero ya para mañana dan 37 (upss). A mi me gustan los dias lluviosos y grises de mantita y casita.

    Responder
    • Ohh! Cómo hecho de menos Cádiz. Un buen ponientito me encantaría a mí ahora, que estamos hoy en alerta naranja y recluidos en casa. Aunque es cierto que este verano es bastante atípico. Que venga el otoño ya!! Un abrazo!

      Responder
  3. Soy de frío sin duda, soporto el calor por qué tiene que haber de todo, pero tampoco lo llevo bien, animémonos pensando que cada vez queda menos
    😘😘

    Responder
  4. Yo también prefiero el frío. Creo que vivimos por la misma zona, o por lo menos muy cerca porque compartimos los 40 grados a la sombra durante los meses que has comentado. Desde mayo a noviembre, e incluso diciembre en mangas corta he estado.
    A mí me gusta, no tengo malos recuerdos, pero prefiero el frío.

    Besote

    Responder
    • Yo no veo la hora de que llegue el frío, sobre todo en días como hoy, que los niños se vuelven locos en casa hasta que podamos salir sin riesgo de morir desfallecidos por el calor. Ánimo para ti también!! Un beso

      Responder
  5. Yo soy de los raros a los que les gusta el verano, con calor y todo, jejeje. Además de todas las cosas buenas que has mencionado, me encanta salir de noche en familia a tomar algo y visitar otros pueblos cercanos. Siempre hay fiesta en alguno. Para mí el invierno es insoportable por las bronquitis continuas de mi niño teniendo que usar aerosoles y por la dermatitis atópica en mis manos, que por mucha crema que me eche, siempre están secas y llenas de cortes. ¡Muy buen post! Un saludo.

    Responder
    • Las fiestas y ferias es cierto que es otro de los atractivos del verano, aquí raro es el finde que no se organiza algo. Pero días como hoy, con alerta naranja por calor, cuando puedes por fin salir de casa a las 21 horas yo ya no tengo ganas de nada! Y los niños andan locos por estar encerrados en casa.

      Yo espero el invierno, jeje, espero que el próximo se porte bien con vosotros y los virus y los problemas os dejen tranquilos. Un abrazo y gracias por comentar!

      Responder
  6. ¡Wolas guapa!
    Creo que de opinión impopular cada vez tiene menos. Y que los que adoran el verano se están convirtiendo en la opinión discordante. El motivo es por lo que bien apuntas: los veranos en nuestras ciudades se están haciendo insoportables. Desde que hablamos de olas de calor son insufribles. En mi casa eran de adorar el verano y desde la ola de calor del año pasado que casi acaba con nosotros, nadie se atreve a decir que le gusta el verano. Es más el pasado invierno ha sido el primero que no ha habido ninguna queja de «qué frío que hace». Lo han adorado xDDD

    Sobre el que tengas un recuerdo tan triste con estas fechas también es normal que te afecte. A mí me ocurre el otoño y por eso aunque es otra fecha adorada por la gente, por lo que significa a mí me da mucho repelús.

    Un abrazote y ánimo. Que tenemos que superar este verano con buena nota 😉 jejeje

    Responder
    • De qué manera pueden marcar nuestras experiencias todo, verdad? Yo nunca me quejo de frío, pero de calor ahora mismo no puedo dejar de hacerlo, que hoy estamos en alerta naranja a casi 40 grados 😩. Me alegra saber que no soy la única del #TeamInvierno. Un beso Vanessa, sobreviviremos al verano!!

      Responder
  7. Yo detesto el calor me pone d muy mal humor sentir ese sofoque esa falta d aire no se puede ni dormir ni vestirse sin sufrir y que decir d salir a la calle el sol encima y el brillo d la calle y las casas te rematan yo prefieron ciento por ciento los dias d lluvia y frios del calor es imposible escapar aun desnudandote del frio t abrigas y ya.

    Responder
    • Totalmente de acuerdo! Lo que cuentas es exactamente la misma sensación que tengo yo en verano. Ya queda menos para el otoño!! Ánimo! Gracias por leer y por tu comentario!

      Responder
  8. Bueno en Pasto, Nariño -Colombia. No hace calor durante todo el año y en muchas ocasiones hace frío. Es un clima muy agradable. (la temperatura promedio durante todo el año es de 14°C ). Ahora que lo pienso prefiero más el frío.

    Responder
    • Oh, ese clima debe ser muy agradable. Aquí en el sur de España los veranos son muy calurosos y por ello a mí no me gustan nada, prefiero el frío. Ahora que estamos casi en invierno disfruto más de este tiempo. Un abrazo y gracias por tu comentario!

      Responder

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras