¿Ha afectado la pandemia a la salud mental de los niños?

Que el Covid-19 ha cambiado muchas cosas en los últimos años es algo que nadie pone en duda. Se acaban de cumplir 2 años del comienzo del confinamiento y, desde entonces, casi nada ha vuelto a ser igual. ¿Cómo ha afectado la pandemia a la salud mental de los niños?

Los niños y niñas han tenido que enfrentarse a muchos cambios, en una época tan crucial de su crecimiento y desarrollo que, ¿nos hemos parado a pensar qué consecuencias puede tener en su futuro?

Vamos a reflexionar sobre ello hoy, así que quédate, estoy deseando conocer también vuestra opinión al respecto.

La salud mental en los niños

Cuando nuestros hijos tienen fiebre, mocos, tos o nos dicen que les duele algo no dudamos en llevarlos rápidamente al pediatra para que los explore, nos diga que les ocurre y les paute el tratamiento que necesiten, ¿verdad?

Y es que, como madres y padres, no queremos que a nuestros pequeños les ocurra nunca nada malo. Estoy convencida de que cualquier padre o madre daría lo que fuera porque sus hijos nunca enfermaran y por evitarles cualquier tipo de problema o sufrimiento.

Ese instinto de protección y cuidado que nace incluso antes de tener a nuestros hijos en brazos, es tan, tan fuerte…

Pero, ¿somos los adultos conscientes de igual forma del estado de salud mental de nuestros hijos?

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»

La atención a la salud mental en la infancia y la adolescencia

Tengo la sensación de que aún existen muchos tabúes acerca de este tema. En parte, porque a veces no le damos a la salud mental la importancia que realmente tiene y, por otro lado, porque aún parece que recibir atención psicológica es cosa de «locos».

Sí, lo sé, parecen cosas de otro siglo, pero lamentablemente, aún suceden en nuestros días. Haz la prueba y pregúntale a alguien de tu entorno si se ha planteado alguna vez visitar a un psicólogo. Puede que te sorprendan mucho algunas respuestas.

Y la cosa aún se complica más cuando hablamos de la salud mental de nuestros hijos.

Somos conscientes de la importancia de las revisiones de salud de nuestros peques y de llevarlos al médico, pero muchas padres y madres aún no conocen bien los principales beneficios de la terapia infantil.

la salud mental importa

La pandemia que quebró la salud mental de los niños y adolescentes

Como ya hemos visto, la salud mental es siempre importante. No existe el bienestar cuando la salud mental se tambalea.

Pero en estos dos últimos años, la salud mental de nuestros niños y adolescentes ha tenido que hacer frente a muchos retos. La pandemia ha hecho temblar los cimientos de la salud mental infantil, sin lugar a dudas.

Han sido tiempos complicados para todos. El miedo, la preocupación, la incertidumbre, el confinamiento, los problemas laborales y económicos… han puesto a prueba también nuestra estabilidad psicológica.

Pero los niños también han sido uno de los sectores de la población más afectados por la pandemia.

De un día para otro vieron como se suspendían sus clases y debían quedarse encerrados en casa. Las clases online, las mascarillas, las restricciones, los parques cerrados, la vuelta a las aulas entre grupos burbujas y medidas, en ocasiones, muy difíciles de comprender para ellos…

Y eso solo por nombrar algunas de las cosas a las que han tenido que enfrentarse en estos dos años. Lo extraño sería pensar que todo esto no ha dejado una huella en sus vidas.

parques infantiles cerrados por la pandemia

Unas cifras alarmantes

De hecho, tanto psicólogos como psiquiatras infantiles ya han lanzado la voz de alarma.

Aunque aún no existen datos oficiales, algunas encuestas ya muestran cifras muy preocupantes.

En la población infantil, trastornos como la ansiedad o la depresión se han multiplicado por 4. Mientras que en el año 2019 afectaban al 1,1% de los niños y niñas con edades comprendidas entre 4 y 14 años, en el 2021 esta cifra aumentó hasta el 4%.

Esta alta prevalencia de transtornos mentales en niños y adolescentes, junto a la evidencia de que los trastornos mentales graves del adulto se gestan en la infancia y se consolidan durante la adolescencia, debería ser más que suficiente para justificar y reivindicar una adecuada atención a la salud mental de nuestros niños y adolescentes.

Es un asunto que no podemos pasar por alto, ¿no creéis?

La respuesta a la pregunta cuándo es conveniente ir a un psicólogo infantil debería ser sencilla: siempre que sea necesario. Y ante cualquier duda de si es necesario o no, es mucho mejor pecar de precavidos que dejarlo pasar.

Del mismo modo que llevaríamos a nuestro hijo a urgencias o al médico ante la más mínima sospecha de una infección o de otro enfermedad, deberíamos actuar igual cuando se trata de algún problema o trastorno psicológico o emocional.

También reconozco que no siempre resulta fácil identificar estos problemas.

El dolor o la fiebre son entidades más tangibles, incluso evaluables, pero el malestar psíquico o emocional a veces puede pasar más desapercibido, sobre todo cuando hablamos de niños que aún no cuentan con recursos para gestionar sus emociones.

Entonces, ¿qué hacemos? Mi principal consejo si tienes hijos es que hables mucho con ellos. Preguntarles cómo se encuentran, darles la oportunidad de contarnos sus sentimientos, sus problemas, todo lo que pasa por sus pequeñas cabecitas…

Es algo fundamental siempre, pero más aún en estos momentos convulsos que nos ha tocado vivir. Muchas veces tendemos a pensar que a ellos no les afecta todo lo que sucede a nuestro alrededor, que no se enteran de nada… pero nada más lejos de la realidad.

Señales de alarma

El día a día y las tensiones diarias pueden acarrear algunos cambios de comportamiento en nuestros hijos. Pero, ¿cuáles son las señales de aviso que nos deberían hacer saltar las alarmas y buscar ayuda? Veamos.

  • Tristeza persistente
  • Arrebatos o irritabilidad
  • Pérdida de peso
  • Cambios drásticos de humor, comportamiento o personalidad
  • Aislamiento social
  • Temor a hacer cosas con las que antes disfrutaba
  • Cambios en los hábitos alimenticios
  • Dificultad para dormir
  • Dolores de cabeza o barriga frecuentes
  • Cambios en el rendimiento académico
  • Hablar de muerte o suicidio

Si tu hijo o hija muestra cualquiera de estos signos, no dudes en buscar la atención psicológica que sea necesaria. Como en casi todo, la prevención y la detección a tiempo es fundamental.

¿Qué opináis de este tema? ¿Has notado cambios en el comportamiento o en la estabilidad emocional de tus hijos durante la pandemia? ¿Han ido tus hijos alguna vez al psicólogo? Me encantaría conocer vuestras opiniones y experiencias. ¡Os leo en los comentarios!

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras