Mamá cansada… y con ojeras

Mamá cansada… y con ojeras

Si me preguntan qué es aquello que más echo de menos de mi vida antes de ser madre, una de las primeras cosas que me pasan por la cabeza es ¡dormir!. Ahora soy una mamá cansada.

La maternidad cambia muchas cosas en tu vida, está claro. Tu vida no vuelve a ser la misma. Casi desde el mismo instante en que sujetas entre tus manos, nerviosa e ilusionada, un test de embarazo positivo. Y finalmente llega el bebé a tus brazos, cambiando totalmente tus prioridades. Todo gira en torno a ese pequeño cuerpecito, a su cuidado y a su bienestar. Bienvenida, te acabas de convertir en una mamá cansada.

mama cansada ojeras

Mamá cansada

Ser madre es una experiencia increíble. Para mí, lo mejor que me ha pasado. Antes de ser madre yo tenía una vida plena, feliz, pero ellos dos llegaron para completarla, para mejorarla. Con la llegada de mis hijos conocí el amor más intenso, más vivo, más real, la mayor felicidad. Siempre digo que los hijos te hacen descubrir el amor y la felicidad más grandes, pero también el miedo más atroz.

Las luces y las sombras de la maternidad, porque la maternidad también tiene un lado oscuro. Y en ese lado oscuro, está la falta de sueño, el cansancio, las noches en vela.

Como os he contado, la maternidad cambia muchas cosas, y si algo he comprobado es que ya no vuelves a dormir ni a descansar como antes de convertirte en madre. Serás a partir de ese momento una mama cansada.

La maternidad es cansada

Sí, la maternidad es cansada. Mucho. Y desde el primer momento.

Uno de mis primeros síntomas de embarazo, en ambas ocasiones, fue un cansancio extremo. Un sueño tremendo. En ambos embarazos me pasé los primeros meses sin fuerzas, arrastrándome por las esquinas, totalmente agotada aunque no hiciera nada en todo el día. Me sentaba en el sofá y me dormía. Me despertaba y seguía con sueño. ¡No sabía qué hacer pero no lo podía evitar!

Con el paso de las semanas, aquel sueño y cansancio empezó a disminuir. Fui recuperando fuerzas y actividad. Pero entonces la barriga empieza a crecer y aparecen nuevos síntomas. Ardores, calambres o dolor de espalda. Por no hablar de las dificultades para encontrar una postura cómoda para dormir. Y si a eso le unes la infinidad de veces que tenía que levantarme por la noche para ir al baño, el resultado es que las ojeras del cansancio aparecieron ya durante esos primeros 9 meses.

¡Y no me han abandonado desde entonces!

mama cansada ojeras panda

Mamá no duerme 

Sí, cuando di a luz a Gordito yo ya llegué al paritorio con unas grandes ojeras. Que no han hecho otra cosa que crecer y crecer durante estos casi 7 años de maternidad.

La primera noche de Gordito ni mi marido ni yo pegamos ojo. Nos pasamos toda la noche en vela, alucinados mirando a nuestro hijo. Y lo admito, vigilantes cada segundo de que no dejara de respirar. ¿A vosotros también os pasó? Y aquella solo fue la primera noche de much

Gordito nunca durmió demasiado. Durante los primeros meses (años incluso) no durmió ni una noche del tirón. Tenía despertares cada par de horas, si teníamos suerte. Lo recuerdo como una etapa verdaderamente agotadora.

La maternidad y el mal dormir

Y no es una situación extraña, el sueño del niño es un proceso madurativo, en el que los despertares nocturnos son completamente normales. Pero antes de ser madre, yo solo conocía casos de afortunados padres cuyos retoños dormían la noche del tirón desde que tenían 2 meses de vida. No estaba preparada para aquel mal dormir en que la maternidad me había introducido.

Saber que a Gordito no le pasaba nada, que aquellas malas noches algún día acabarían, no era tampoco un gran consuelo. El cansancio se iba acumulando y recuerdo días en los que sentía que no podía más. ¡Y que las ojeras me llegaban al suelo! El colecho nos salvó la vida y las noches empezaron a ser algo mejores. Pero Gordito tardó en dormir una noche del tirón bastantes años.

Y cuando él ya dormía bien, y por tanto, nosotros también. ¿Qué ocurrió? Me quedé embarazada de Trasto. ¡Vuelta a empezar! ¡Y las ojeras cada vez más grandes!

Esta vez ya conocíamos las ventajas del colecho y lo practicamos desde el primer día. No sé si ese habrá sido el motivo de que Trasto haya dormido siempre mejor que lo hizo su hermano. Pero aún así, tampoco sabemos lo que es dormir una noche completa sin despertares.

Seguimos con la lactancia materna y Trasto aún toma durante la noche. A veces los planetas se alinean y solo se despierta 1 o 2 veces reclamando su tetita. Otras veces, los dientes, el crecimiento, o vete a saber qué nos hace pasar de nuevo unas noches moviditas.

En resumen, que a veces me despierto por la mañana, me miro al espejo y mis ojeras me asustan.

mama ojeras

Ojeras de madre

Es probable que puedas reconocer a una madre, reciente o no, por sus ojeras. Forma parte del «look de madre». Y si no las lucen, es que o son tremendamente afortunadas y sus bebés o hijos duermen como lirones o que han encontrado el truco para disimular las ojeras.

El cansancio acumulado y la falta de sueño puede tener muchas repercusiones en el organismo y en la salud de las madres, aunque ahora nos centraremos en aquello que se refleja en nuestro aspecto físico, las ojeras. Qué también pueden venir acompañadas con pelos de loca o manchas de leche, mocos u otras sustancias que no querrás preguntar qué son. ¡La maternidad no es glamurosa!

¿Se puede evitar el cansancio? ¿Cómo se pueden disminuir o disimular las ojeras?

 

 5 trucos para disimular las ojeras

ojeras remedios

  1. Intenta llevar una alimentación equilibrada. Rica en frutas y verduras. Encontrarás en los alimentos ricos en vitamina K un gran aliado para combatir y disminuir las ojeras. Espinacas, verduras, endivias, berros, col, brócoli o germinados ayudan a descongestionar los ojos con facilidad, al favorecer la correcta circulación sanguínea en la zona. Los cítricos también te ayudarán en este aspecto. Como siempre, la salud comienza en la mesa.
  2. Una correcta hidratación. Hay que beber la suficiente cantidad de agua para que todo nuestro cuerpo funcione correctamente. Bebe agua antes de ir a dormir y al levantarte y tu piel lo notará.
  3. Comienza el día con una ducha. Una ducha fresca, además de ayudarte a despertar tras una mala noche, conseguirá que tu presión arterial disminuya, lo que ayudará a reducir las bolsas que se forman en los ojos, mejorando el aspecto de la mirada.
  4. Remedios naturales: compresas de manzanilla sobre los ojos, rodajas de pepino, tomate o patata se supone que ayudan a desinflamar la zona y te proporcionan sensación de alivio. ¡No pierdes nada por probar!
  5. Antiojeras: si nada de lo anterior ha funcionado, siempre puedes recurrir a la cosmética. Mantener la zona hidratada y cuidada con un buen contorno de ojos o recurrir a una crema correctora puede hacer milagros. Aplicar el corrector a pequeños toquecitos desde el área del lagrimal hacia el exterior te hará lucir una mirada más luminosa. ¡Antiojeras, las madres te necesitamos!

 

¿Tú también luces ojeras de madre? ¿Eres una mamá cansada? ¿Cómo logras disimular las ojeras? 

Comparte

16 comentarios en “Mamá cansada… y con ojeras

  1. Hola!
    Mientras leía me llegaban los recuerdos de mi experiencia de ser madre, ya llevo muchos años pero no tantos a comparación de mi madre o de las abuelas, pero si estoy consciente de este mal pero que es también un proceso natural de ser una madre entregada, porque si no tuviéramos estos días difíciles entonces quien cuida de nuestros hijas/ hijos, pero todo pasa, después son otras cosas creo que a todo esto es estar consciente que la vida cambia casi casi lo comparo como si la maternidad es otra dimensión jejeje, me gusta que nos compartes los trucos para prevenir o mantenernos frescas para el nuevo día, a mi me ayudo mucho que no me interesara lo que otros dijeran, y bueno sabia que el mal sueno pasaría, pero bueno a mas de una decada sigo sin dormir bien pero los días que lo hago de verdad lo disfruto bastante son las mejores noches de descanso. Siempre recomiendo que mientras puedas tomarse siestas pequeñas durante el día esos 5 o 10 minutos siempre nos ayudan a recuperarnos.

    • Sí, yo también aprovechaba cada siestecilla que podía permitirme. Cualquier momento es bueno para recargar las pilas. La maternidad es otra dimensión, me ha gustado mucho tu comparación. Un abrazo y gracias por tu comentario y por compartir tu experiencia. Un beso grande!

  2. Hola guapa
    Yo aún no soy madre pero estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas, es un trabajo a tiempo completo y entre el estrés por estar haciendolo bien y las pocas horas de sueño es inevitable parecer cansada
    Me apunto tus consejos para combatir las ojeras de madre, sobretodo la hidratación es fundamental
    Un besazo

    • Es un trabajo bastante cansado, la verdad, aunque también el mejor pagado! Esos besos que te dan no tienen precio, aunque no disimulen las ojeras. Gracias por el comentario! Un abrazo

  3. Hola guapa
    Yo aún no he tenido el placer de ser mamá pero ya sufro de ojeras. ASí que tus tips me vienen de lujo para ponerme las pilas. Que si no cuando sea mama se van a notar el doble! Muchísimas gracias!
    Muaks

  4. Al igual que tú, el no dormir mucho fue algo que llevé fatal de la maternidad, fue lo peor con diferencia! Hubiera preferido no comer, antes que no dormir. Para autoconsolarme, me decía a mi misma que no me pusiera nerviosa, que por mi también lo habían hecho. Y, a pesar de lo mal que se pasa cuando un día tras otro no puedes dormir lo suficiente, vale tanto la pena cuando les ves la carita!! =)

    • Sí, la falta de sueño puede llegar a ser agotadora y terrible. Pero desde luego merece la pena, y el día en que por fin duermen una noche del tirón llega, aunque a veces tarde, pero llega jaja. Un abrazo!

  5. No soy madre pero te diré que las ojeras hace meses que no me abandonan, por no decir años…Antes si dormía más horas de lo normal se suavizaban pero ya no noto ni eso, qué desastre, hay que tirar de corrector, bss!

  6. Hola guapa. Te entiendo perfectamente. Yo aún no duermo una noche entera. Hace mil ya ni me acuerdo. Y parezco un oso panda. Vaya ojeras voy a tomar nota de tus trucos. Bss

  7. La maternidad es dificil, sin duda cuando te conviertes en madre, lo menos que te sobra es tiempo jajaja pero todos esos sacrificios tienen sus frutos, solo hay que aprender a sobrellevar ese tiempo en que todo parece tan complicado. Gracias por todos los consejos, me han parecido excelente =)

    • Muchas gracias, ser madre es una labor complicada, pero también tiene la mejor recompensa que puede existir, aunque tengamos que convivir con las ojeras. Gracias por tu comentario. Un abrazo!

Deja un comentario