Su juguete preferido

Las pelotas de colores han sido sin lugar a dudas el juguete que más ha triunfado con Gordito.
                                
Las compramos cuando empezó a mantenerse sentado para que jugara con ellas en el parque. Cuando aprendió a ponerse de pie y a agacharse coger las pelotas del parque y tirarlas fuera de él era (y sigue siendo) uno de sus pasatiempos favorito. Verlas caer y botar le encanta y si su padre o yo acabamos siendo las dianas de las pelotas ya las risas están aseguradas.
Persiguiendo una de ellas dio sus primeros pasos y ahora que ya corre va por casa con una pelota en cada mano y dando patadas a las que va encontrando en su camino. Nuestra casa está invadida, te las encuentras en los rincones más insospechados. También vamos dejando nuestro particular rastro de pelotas en las casas de los abuelos y nuestros amigos.
Además fueron baratas por lo que ha resultado ser una compra bien amortizada.
Comparte

Deja un comentario