Chupete ¿sí o no?: recomendaciones y mi experiencia.

Chupete ¿sí o no?: recomendaciones y mi experiencia.

El chupete: un regalo muy habitual

En mis dos embarazos el primer regalo que recibí para el futuro bebé fue un chupete. Además en las canastillas que te suelen dar de regalo en el centro de salud o en el hospital al dar a luz, casi siempre vienen chupetes como obsequio.

Es habitual encontrarte con varios chupetes preparados en casa para cuando el recién nacido llegue. Antes de ser padres casi todos nos imaginamos a los bebés con ellos en sus boquitas dormidos plácidamente. Por este motivo los chupetes entran en muchas ocasiones en la lista de cosas imprescindibles para la llegada del bebé.

Pero, ¿realmente son tan imprescindibles? ¿Y si a nuestro hijo no le gusta el chupete? ¿Es beneficioso su uso? ¿Cuándo deben dejarlo? Muchas preguntas nos surgen alrededor de este pequeño objeto. Veamos.

chupete

 

Chupete: ¿sí o no?

En muchas ocasiones usar o no chupete se convierte en una decisión controvertida.

En las sociedades desarrolladas el uso del chupete está muy extendido. El chupe ayuda a calmar el llanto de los bebés, los ayuda a conciliar el sueño y los calma cuando están nerviosos. Incluso existen algunos estudios que relacionan su uso (sobre todo nocturno) con una disminución del riesgo de sufrir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Por estos motivos muchos padres están a favor de su uso y encuentran en el chupete un gran aliado en la crianza de sus pequeños.

Otros argumentan que puede interferir con la lactancia materna y que aumenta el riesgo de problemas dentales y de accidentes domésticos.

En la mayoría de las veces las recomendaciones que se encuentran sobre este tema están basadas en la propia experiencia de las diferentes familias.

Si a tu hijo le ha ido bien con el chupete, lo ayudaba a calmarse en mitad de una rabieta, le ayudaba a conciliar el sueño y fue capaz de dejarlo a una edad adecuada es lógico que recomiendes su uso. ¡El chupete fue uno de vuestros mejores amigos y no imaginas como hubieran sido esos primeros meses sin él!

Pero si tu hijo nunca lo quiso y prefería la teta de mamá antes que un trozo de plástico pues nunca lo verás como algo necesario. ¡Tu hijo se ha criado sin chupete y no ha pasado nada!

Es lógico, ¿verdad?.

Al final el uso del chupete es una decisión personal de los padres y tan aceptable es una postura como la otra.

 

Recomendaciones de la AEPed

Sin embargo el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría ha publicado algunas recomendaciones sobre el uso del chupete. Podéis leer este estudio completo aquí, pero os voy a dejar un resumen de las recomendaciones más importantes:

  • Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida como medida para prevenir el SMSL.
  • Para evitar interferencias con la lactancia materna, en los bebés amamantados se recomienda evitar el uso del chupete hasta que la lactancia esté bien establecida. Especialmente importante evitarlo durante los primeros días de vida que son cruciales para el buen inicio de la lactancia materna. Esto es debido a que la forma de succionar el chupete y el pezón son diferentes. Lo que puede ocasionar que el bebé no se agarre bien al pecho y no logre mamar lo suficiente, produciendo varios problemas: que no gane el suficiente peso, que no estimule con su succión la producción de leche necesaria o que se produzcan grietas en el pezón debido al mal agarre. Habitualmente a partir del mes de vida no hay motivo para desaconsejar su uso.
  • En los niños alimentados con lactancia artificial se recomienda el uso del chupete como medida de prevención del SMSL.
  • Para evitar los efectos adversos del chupete se recomienda, en todos los niños, limitar su uso al año de vida, lo que coincide con el período de mayor riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante y con el período en el que el lactante tiene mayor necesidad de succionar.

 

chupete

Mi opinión

Te está usando como chupete

Los bebés nacen con una necesidad innata de succión. El reflejo de succión es uno de los instintos básicos del bebé durante sus primeros meses. Su función, claro está, es la de obtener a través de la succión la leche del pecho de su madre. Es supervivencia. Muchos bebés, ya desde el vientre materno van desarrollando este reflejo, y desde la misma barriguita de mamá se empiezan a chupar el dedito

Pero los pequeños también realizan otro tipo de succión diferente, pero igual de necesaria para ellos. Se trata de la succión no nutritiva, a través de la cual encuentran tranquilidad y consuelo. Si le has dado el pecho a tu bebé sabrás de lo que hablo. Y seguro que habrás escuchado en más de una ocasión aquello de “¿Otra vez en la teta?, ¡te está usando de chupete!”. En realidad es justamente al revés. El chupete es el sustituto del pecho.

El mejor sitio para un bebé

Lo natural es mamar y si el niño toma el pecho a demanda tendrá satisfechas tanto su necesidad de succión nutritiva como la no nutritiva. Muchas veces se enganchará a tu pecho para calmar su hambre o su sed, pero en muchas otras ocasiones sólo querrá estar ahí cerquita de mamá. Se relajará enganchado a la teta, notando tu calorcito. El pecho es su “sitio”, su refugio, donde probablemente se encuentre más a gusto y lo que reclamará cuando se encuentre cansado, nervioso, saturado o simplemente cuando tenga ganas de mamá y mimos. No hay nada malo en que lo haga.

Es probable que si espérais esos 15-30 días para instaurar bien la lactancia antes de ofrecer el chupete, cuando se lo deis rechacen ese trozo de plástico y prefieran seguir teniendo a mamá siempre disponible.

El chupete no es malo

No quiere decir esto que yo esté en contra del uso del chupete. Para nada. Como ya hemos visto, la AEPed recomienda su uso en casos de niños alimentados con leche de fórmula.

Para las familias que han optado por este tipo de alimentación es un recurso necesario y el chupete calmará el reflejo de succión del bebé que no se satisface solo con el biberón. Si el pecho no está disponible es lógico buscarle un sustituto.

Y para los bebés alimentados con lactancia materna también puede servir, aunque mi experiencia me dice que si la lactancia es a demanda, raramente aceptaran el chupete.

Pero puede ser una solución estupenda para aquellos momentos en que el bebé llora y no podemos ofrecerle el pecho como consuelo. Por ejemplo cuando viajamos en coche o cuando por cualquier circunstancia no podemos atenderlo en ese momento.

En cualquiera de los casos en mi opinión el chupete nunca debería sustituir los brazos y el contacto con sus padres. Esto cobra más importancia durante los primeros meses de vida, donde el contacto íntimo y cercano con su madre y sus cuidadores es tan necesario para su correcto desarrollo.

abrazo bebe chupete

 

Mis hijos y los chupetes

Una mamá novata y un chupete

Como mamá novata cuando mi hijo mayor nació yo tenía muchos chupetes preparados. Los que me habían ido regalando, diferentes marcas y formas. Si uno no le gustaba probaríamos con otro.

Mi intención era darle el pecho a mi hijo. Conocía las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría así que esperé unas tres semanas antes de ofrecerle el chupete. Cuando se lo dimos por primera vez (momento que como buenos padres primerizos grabamos y fotografiamos 😁) él lo chupó un poco extrañado y luego lo escupió.

No pasa nada, ya se acostumbrará, pensamos. Teníamos siempre el chupete a mano y de vez en cuando se lo ofrecíamos, con idéntico resultado.

Insistentes que éramos, cuando fue creciendo le compramos otros adaptados a su edad, pero aquellos tampoco le gustaban. Creo que nunca pasó más de 5-10 minutos con el chupete en la boca. 

Hasta que nos dimos cuenta de que el chupete y Gordito no iban a ser amigos nunca. Dejamos de intentarlo y de ir acarreando sin sentido chupetes de un lado a otro.

Un ingreso en Neonatos y un chupete

Cuando me quedé embarazada de Trasto ya había aprendido la lección. Esta vez cuando él nació sólo teníamos un chupete que nos habían regalado.

Pero Trasto tuvo que ser ingresado en Neonatos después de nacer. Y estando allí hospitalizado le ofrecieron su primer chupete. Una de las veces que fui a la UCI neonatal a darle el pecho vi que tenía en su cunita un chupete.

Esto es también una recomendación de la AEPed. En las unidades neonatales cuando tienen que realizar algún procedimiento doloroso y no existe la posibilidad de que el niño mame se le ofrece al bebé como método de analgesia no farmacológica la succión de un chupete.

Cada recién nacido allí ingresado tenía el suyo. Lo cierto es que yo no sé si Trasto lo usó mucho o no. Cada vez que yo iba a verlo no lo tenía puesto. Nunca lo vi con él. Aún así cuando nos dieron el alta nos trajimos aquel chupete a casa. Yo pensé que quizá por habérselo ofrecido tan pronto ya se habría acostumbrado a él.

Pero en casa tenía el pecho a demanda cada vez que lo necesitaba. Y aunque de vez en cuando le ofrecíamos aquel chupete  (cuando lloraba en el coche o en su capazo y no podíamos cogerlo), Trasto no lo quiso nunca. Lo chupaba un poco y lo escupía.

Esta vez, y con la experiencia de su hermano mayor, dejamos de insistir pronto. Mis hijos no han sido niños de chupete.

Y a veces es cierto que cansa tener al bebé continuamente enganchado al pecho. Pasan los días y tienes la sensación de haber estado con la teta fuera a todas horas todos los días. Y sí, es verdad, te usan “de chupete”. Pero los primeros meses de vida de un bebé son muy demandantes, necesitan brazos y más brazos.

Mi consejo es asumirlo, ofrecérselo y disfrutarlo. Son unos meses intensos pero pasan muy rápido. Antes de que nos demos cuenta han crecido y ya no necesitan de una manera tan exclusiva su “chupete humano”.

 

¿Cuál ha sido vuestra experiencia? ¿Usaron vuestros hijos chupete? 

Comparte

10 comentarios en “Chupete ¿sí o no?: recomendaciones y mi experiencia.

    • Mis hijos igual, el mayor directamente lo escupía. Y cuando estaban enfadados intentar ponerles el chupete era aun peor, te miraban con cara de ¿Que **** haces, mamá? 😂😂😂

  1. A mi hijo yo se lo ofrecí y no le gustó el chupete, tampoco nosotros le insistimos mucho porque lo escupía a los 5 segundos. En cambio los bebés de unos amigos traen el chupete todo el día, así que yo concluyo que depende de cada bebé.

    • Es lo más importante, tener la información y luego decidir, y al final serán los peques quienes decidan si lo quieren o no. Yo de pequeña si tenía chupete, hasta los dos años y medio 🙈😂. Gracias por tu comentario!

  2. Mi peque sin duda prefería teta 😉 Con la LM prolongada, la verdad que nunca lo llegamos a emplear… También tengo entendido que puede dificultarla, pues la succión es distinta. Creo que tampoco es bueno mantener su uso a lo largo de los años, me refiero a niños ya mayores, pues puede interferir en el proceso del lenguaje y en la formación de dientes y boca (con un uso excesivamente alargado en el tiempo)

Deja un comentario