Mi embarazo: tercer trimestre

Una vez acabado el segundo trimestre y con la tranquilidad de tener ya por fin el tratamiento correcto para mi hipotiroidismo comencé los últimos meses de embarazo muy ilusionada.
Físicamente no tuve ningún problema más, aunque seguía de vez en cuando con algunos ardores y con los pies hinchados. Fueron molestias que ya se quedaron conmigo hasta final del embarazo.
Yo di a luz en noviembre así que lo que peor llevé durante estos meses fue el calor. Aquel año hizo un verano muy caluroso, yo fui en manga corta hasta pocos días antes de tener a Gordito. No llevo nada bien el calor a pesar de haberme criado en un pueblo donde los 40 grados son algo normal en verano, prefiero el frío mucho antes que ese calor asfixiante. No sé que hubiera sido de mi si hubiera dado a luz en agosto 🙂 
Cuando la barriga ya tenía un tamaño considerable perdí la poca agilidad y movilidad que me quedaba. Necesitaba ayuda para levantarme del sofá y de la cama, para ponerme calcetines o abrocharme los zapatos, para cortarme las uñas de los pies. Supongo que es algo normal y que daba lugar a situaciones bastante cómicas, pero a veces yo me sentía un poco inútil.
Tuve la suerte de que al menos podía dormir bien durante las noches, me despertaba algunas veces para ir al baño pero enseguida volvía a conciliar el sueño. Se ve que Gordito decidió darme un buen embarazo en ese aspecto para luego tomarse la revancha cuando naciera.
La última ecografía mostró que Gordito estaba creciendo y engordando bien, que estaba bien colocado para nacer y que todo estaba correcto, así que pasé las últimas semanas tranquila organizando su armario y las pequeñas cosas que aún quedaban por ultimar.
Mi fecha probable de parto era el 4 de noviembre, y a pesar de que yo estaba convencida de que daría a luz antes de esa fecha, ese día llegó. Y pasó. Y siguieron pasando los días, yo cada vez más nerviosa, toda la familia expectante y Gordito sin dar señales de querer salir de allí pronto…. 
Continuará.
Comparte

20 comentarios en “Mi embarazo: tercer trimestre

  1. ¿Blogger se ha tragado mi comentario???Te decía que está confirmado que eres mi yo del sur, jajaja. Has contado punto por punto mi tercer trimestre (menos lo del hipotiroidismo, claro). Ahora me tienes en ascuas por saber cómo fue el parto :)Un beso y buen fin de semana!

  2. A mí me tocó a dar a la luz a finales de agosto, imagínate con el calor que hacia, y yoya había pasado las 40 semanas. Pero no tuve mucha queja, y al igual que tú, las uñas de las pies necesitaba ayuda para cortarlas, pero para lo demás me valía yo misma, y también me levantaba unas tres o cuatro veces para hacer pis de noche pero volvía a reenganchar enseguida. Espero el siguiente… ^_^

  3. A mi me tocó a mediados de octubre y también fue un verano caluroso, pero yo encantada con la ropita ancha, vestiditos…no me molestó mucho….mi única pega es que durante una buena temporada o me costaba dormirme o bien me despertaba por las noches sin poder dormir de nuevo. A ver que tal acaba tu parto Marmes!! No tardes!!

  4. Uffffffff yo esta igual, llegó un momento en que no podía hacer nada…me dolía un montón la parte baja de la espalda, menos mal que también dormía bien!!!Yo no se que hubiera pasado si llego a pasar de la fpp, menos mal que me adelanté sino me da un soponcio!!!

  5. Yo con el sueño tuve mucha suerte, siempre he sido muy dormilona y ni la tripa ni nada me impedía dormir bien y toda la noche. Menos mal!! Aunque desde que di a luz ya no puedo decir eso jejeje.Un beso!

  6. Por poco, pero no coincide, Gordito todavía tardó unos cuantos días más en nacer, aunque a mi la fecha del 9 de noviembre me gustaba porque Papá Novato también nació un día 9 y me hacía gracia que compartieran día, pero Gordito estaba muy a gusto en la barriga, jeje.Un beso!

  7. La verdad es que es un rollo el que se retrase el nacimiento, con las ganas que ya se tienen a esas alturas de conocer al bebé y con el cansancio acumulado, a mí se me hicieron unos días muy largos. Un besote!!

  8. Yo la verdad que tuve suerte. Tenia agilidad, y me movía bien. Trabajè hasta el último día. Lo peor era el ardor ardor de estómago o la ciatica a ratos… Y me adelantè una semana. Y te pondrías nerviosa esperando esperando no.?

  9. Qué bonito contar todo el embarazo! La torpeza en el tercer trimestre es habitual, o al menos yo lo viví así…Por cierto, yo di a luz a finales de agosto y lo que hice para sobrevivir fue meterme en la piscina y no salir hasta la hora de dar a luz, jejeje.Un beso guapa!

  10. Mi tercer trimestre también fue muy tranquilo,quitando los pies hinchados igual que tu,estuve mas tranquilorra que nunca,con ganas de ver a mi peque;tengo ganas de leer lo siguiente.Besitos

  11. Sí, era un engorro, a veces me sentía un poco inútil, además que hacia que tener todo planificado, si pensaba salir y sabía que mi marido no iba a estar en casa, tenía que ayudarme a vestirme antes de irse. Menos mal que fueron pocas semanas. Un beso!!

  12. Que alegría haberte ma abreviado tan ágil!! Estuve bastante nerviosa, todo el mundo preguntado cómo new encontraba y pendiente de mi paso y los días pasando…. Pero todo llega jejeUn beso

  13. Lo de los pies hinchados era un fastidio pero también poca cosa. Yo también tenía muchas ganas de conocer a mi hijo, me pasaba las horas imaginando cómo sería. Mañana publicaré la siguiente parte.Un beso

Deja un comentario