tipos de camas para niños

Tipos de camas para niños. ¿Cuál elegir?

Mi pequeño Trasto está a punto de cumplir 3 años y aunque hasta este momento hemos estado disfrutando de las ventajas del colecho creo que el momento de pasarlo a su propia cama para niños está cerca.

Los hijos crecen casi sin que nos demos cuenta. Tenemos un bebé en brazos y de pronto estamos preparando el paso a su habitación, porque aunque aún es pronto para que se independice ¡ya si que va reclamando su propio espacio!

Y en esa situación nos encontramos. Pensando cómo pasar a mi hijo a su habitación y buscando qué tipo de cama para niños sería más adecuada para él. ¡Porque no todas las camas son iguales! ¿Quieres conocer todos los tipos de camas infantiles que podemos encontrar? Quédate y lo vemos.

El paso de la cuna (o el colecho) a su propia cama

Una de las cuestiones que más dudas genera en los padres es saber identificar cuál es la edad más adecuada para que los niños pasen de la cuna a su cama.

Creo que no hay una única respuesta correcta a esta pregunta. No se debe afirmar que los 12 meses, los 24 o los 3 años sea la edad perfecta para pasar a dormir solitos. Esto dependerá de muchos factores y el momento adecuado vendrá marcado por el propio desarrollo del niño.

A veces el paso de la cuna a la cama se hace porque se necesita la cuna para un nuevo bebé y el niño debe asumir la llegada del hermanito estrenando su cama de «mayor». Otras veces son los padres los que deciden cuando ha llegado ese momento. O puede ser el mismo niño el que reclama su propio espacio. Sea como sea el paso de la cuna o de la cama de los padres a su propia camita siempre representa un cambio importante en la rutina familiar.

cuna bebé

Mamá, ¡quiero una camita!

Ya sabéis que nosotros hemos practicado el colecho con nuestros dos hijos. Con Trasto, el pequeño, ni siquiera llegamos a montar su cuna. Durmió en nuestra cama casi desde el primer momento. Y lo hemos disfrutado mucho. Dormir acurrucada a su pequeño cuerpecito es una sensación maravillosa. No tenerme que levantar de la cama para darle el pecho nos ha facilitado mucho la vida, el descanso nocturno y el mantenimiento de la lactancia materna prolongada.

El colecho también tiene sus inconvenientes: patadas, intentos de escapismo nocturno o el acabar durmiendo en un rincón porque aunque sean pequeños parece que necesitan toda la cama para ellos 😂. Aún así no me arrepiento de estos años durmiendo juntos aunque también soy consciente de que el momento de dormir separados está cerca.

Trasto ya es «grande» y poco a poco va reclamando su espacio. Le gusta la habitación de su hermano mayor. Él también quiere su cama y sus sábanas con sus personajes favoritos. Así que ha llegado el momento de preparar su habitación y elegir para él una cama para niños. ¡La tarea no es sencilla! ¿Sabes cuántos tipos de camas infantiles hay?

Tipos de camas para niños

Ya sea porque vas a montar una habitación infantil por primera vez para la llegada de tu bebé o porque tus hijos han crecido y sus necesidades han cambiado, tendrás que elegir la cama para niños que más se adapte a vuestros gustos, preferencias y espacio. Hay varios tipos de camas infantiles entre las que podrás decidirte.

Camas Montessori

Debo reconocer que me encantan este tipo de camas y tiene muchas posibilidades de ser finalmente la elegida para mi hijo. Ya os he contado en otras ocasiones que me resulta muy interesante el método Montessori y su búsqueda del desarrollo del niño a través de su autonomía.

Las camas Montessori, a diferencia de las camas clásicas, se encuentran situadas a ras del suelo, lo que les permite a los niños acceder a ellas de forma autónoma. De esta forma se favorece su independencia y confianza en sí mismos y además se gana en seguridad, pues se evitan las temidas caídas. Además ¿no os parecen unas camas preciosas?

cama Montessori

Camas infantiles individuales

Son las camas para niños más tradicionales. Están compuestas por el colchón y somier y pueden incluir cabecero y piecero.

Las medidas de colchones para camas infantiles más habituales son las las de 90 cm x 190 cm, aunque esto puede variar según el espacio disponible en la habitación y nuestros gustos y podemos encontrar otras medidas desde 80 a 105 cm de ancho o largos de hasta 200 cm.

Este tipo de camas para niños es el que tiene mi hijo mayor en su habitación.

Tatamis

Son camas infantiles bajas, del estilo de las camas Montessori. Aunque los tatamis, de origen japonés se caracterizan por, además de la corta distancia entre el colchón y el suelo, también por la superficie donde se apoya el colchón, que sobresale en mayor o menor medida del mismo.

Me gusta su estética, aunque quizá más para camas de adultos que para camas para niños.

Camas nido

Este tipo de camas también me gustan mucho y me traen buenos recuerdos pues era el tipo de cama que yo tenía cuando era pequeña.

Las camas nido son a veces elegidas debido a la escasez de espacio en los pisos actuales. Si necesitamos disponer de un mayor espacio en las habitaciones infantiles las camas nido pueden ser una buena opción, porque tienen una estructura con dos zonas superpuestas. Las dos pueden ser camas o la inferior puede estar destinada a zona de almacenamiento con cajones.

Literas

Mi hijo mayor está empeñado en que cuando su hermano pase a dormir en su cama les compremos unas literas para poder dormir en la misma habitación. Él ya se ha adjudicado la cama superior y al pequeño la cama de abajo.

Yo no lo termino de ver claro. Aunque la cama superior incluye barandillas y quitamiedos para evitar caídas, me da algo de respeto. Además hacer la cama superior debe ser un poco incómodo. ¿Qué experiencia tenéis con este tipo de camas para niños?

literas para niños

Camas tren

Podemos decir que las camas tren son como la evolución de las literas clásicas. Son como literas donde la cama superior está un tanto desplazada sobre la inferior, lo que permite aprovechar el espacio que hay bajo la cama superior para almacenamiento u otros usos.

Permite colocar la cama de arriba a menor altura pero al estar desplazada ocupa más espacio que una litera tradicional. Es posible encontrar en el mercado diferentes composiciones y estructuras. Me parecen una buena opción también para habitaciones de niños con poco espacio.

Camas abatibles

Las camas abatibles son el tipo de camas para niños que menos me gustan. Son estructuras que durante el día permiten estar plegadas por lo que no ocupan nada de espacio. Al llegar la hora de dormir se abaten dejando la cama dispuesta para ser utilizada.

Es cierto que permite utilizar todo el espacio disponible en la habitación durante el día, pero no lo termino de ver del todo práctico tener que andar plegando y desplegando la cama cada día.

Ya veis, existen muchos tipos de camas para niños para elegir. Cada una con sus ventajas y desventajas. Elegir una u otra dependerá de nuestros gustos, espacio disponible y presupuesto. Nosotros tenemos ya nuestra opción casi decidida, os mostraré el resultado cuando lo tengamos listo y nuestro pequeño Trasto por fin abandone la cama de mamá y papá.

Ahora contadme vosotros. ¿Qué tipo de cama para niños os gusta más? ¿A que edad pasaron vuestros hijos de vuestra cama o de su cuna a su propia camita? ¿Algún consejo? ¡Soy toda oídos!

Comparte

Deja un comentario

Vas a dejar algunos datos para poder comentar, así que según la ley RPGD te doy los detalles del guardado de tus datos:

  • Responsable: Maria Mesa
  • Finalidad: para que puedas aportar tu comentario (gracias) y en caso de que marques la casilla de suscripción, enviarte por mail mis últimos post.
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: tus datos son almacenados en los servidores de Webempresa, cumplidores de la ley RPGD y con servidores en España
  • Derechos: puedes acceder, modificar, limitar o eliminar tus datos cuando quieras