Hipotirodismo y embarazo (II): la prueba del talón

Hipotirodismo y embarazo (II): la prueba del talón

La prueba del talón

Hipotiroidismo diagnosticado en el embarazo.

Ya os expliqué hace un tiempo cómo me diagnosticaron hipotiroidismo subclínico durante mi primer embarazo.
En esa entrada que os he dejado enlazada podéis leer la historia con más detalle, pero os resumo un poquito. Os conté entonces como por el desinterés o desinformación de mi doctora de cabecera pasé los primeros meses de la gestación con los niveles tiroideos alterados. Cuando me realizaron la primera analítica del embarazo los valores tiroideos ya estaban afectados. Pero ella me dijo que no tenía por qué preocuparme.
En la siguiente analítica, los valores de la TSH habían seguido aumentando. En ese momento, casi en el ecuador del embarazo, sí que decidió mandarme de Urgencias al Hospital. Os podéis imaginar el susto.
Afortunadamente y después de un periplo de citas en las Consultas de Embarazo de Alto Riesgo y en Endocrinología del embarazo, todo quedó en eso, en un gran susto.
Unas dos semanas más tarde ya tenía el tratamiento necesario y mis niveles tiroideos volvieron a los valores que se consideran aceptables durante la gestación.
El endocrino me aseguró que aquel incidente no iba a tener ningún efecto negativo en el bebé que crecía en mi vientre. Sólo me indicó tomarme el tratamiento diariamente (en mi caso era una pastilla diaria de Eutirox 75). También me dijo que deberíamos comprobar si una vez terminado el embarazo los niveles tiroideos volvían a la normalidad o no.

Todo quedó en un susto.

Sin duda, como os decía, fue el mayor susto del embarazo de Gordito. Fueron semanas de mucha incertidumbre y de miedo a que aquella situación estuviera afectando a su desarrollo.

Una vez hube comenzado el tratamiento y tras comprobar que los valores de TSH volvían a rangos normales me sentí mucho más tranquila. Me tomaba mi pastilla diaria y decidí confiar en que por fin estaba el tema controlado y todo iría bien.
Aunque no fue hasta nacer Gordito que respiré aliviada. No fue hasta que lo tuve en brazos y nos dijeron que era un niño sano cuando por fin pude quitarme esa espinita clavada que me había acompañado hasta entonces.

¿En qué consiste la prueba del talón? ¿Por qué Gordito tuvo que repetirla?

Al darnos el alta tras dar a luz a Gordito nos dijeron que como yo tenía el problema en el tiroides además de la prueba del talón rutinaria que se realiza a todos los recién nacidos en los primeros días de vida, nuestro hijo debía realizarse de nuevo la prueba cuando hubieran pasado 15 días de la primera.
La prueba del talón es una prueba de cribado que  sirve para detectar la existencia de algunas enfermedades poco frecuentes como la fenilcetonuria, el hipotiroidismo congénito o la fibrosis quística entre otras.
Son enfermedades endocrino-metabólicas congénitas, es decir, el bebé puede haber nacido con ellas aunque no tengan ningún problema de salud aparente. La detección precoz de estas entidades permite la instauración del tratamiento necesario de forma rápida. Esto puede ayudar a evitar el desarrollo de síntomas que en ocasiones pueden ser graves y limitantes si no se detectan a tiempo.
prueba del talón
En mi Comunidad, Andalucía, te entregan después de dar a luz un sobre con un formulario donde rellenas tus datos y que posee una zona para la recogida de la sangre. Con él te acercas al Centro de Salud y le realizan la toma de sangre al bebé, de manera recomendable entre el tercer y el quinto día de vida. Luego envías el sobre por correo y una vez analizada la muestra te mandan por correo a tu casa el resultado de la prueba.
Nosotros, como nos habían indicado, le hicimos la primera prueba cuando tenía 4 días de vida y la siguiente 15 días más tarde y ambas las remitimos por correo.

La carta que no esperas recibir. De nuevo el miedo.

Unas semanas más tarde mi marido llegó a casa con un sobre que parecía ser el resultado de la prueba. Nada más tenerlo en las manos me asuste pues era un sobre bastante abultado. Al abrirlo me encontré otro formulario y sobre como el de las anteriores pruebas y una carta que ponía “Repetición para  hipotiroidismo” y nos pedían que a la mayor brevedad posible enviáramos otra muestra de sangre y que el motivo era realizar un control evolutivo de resultados anteriores. Ninguna explicación más.

No tengo palabras para describir el miedo que sentí en ese momento. Lo recuerdo como uno de los peores días. Miraba a mi hijo recién nacido en mis brazos y no podía imaginar que las semanas que había pasado sin tratamiento en el embarazo hubieran hecho que mi hijo enfermara.

prueba talón hipotiroidismo

Ese mismo día fuimos a hacerle su tercera prueba del talón, con un terror que casi nos paralizaba. La matrona intentó que estuvieramos tranquilos diciendo que a veces ocurría que perdían una muestra o llegaba estropeada y te solicitaban otra.

Leí que el  hipotiroidismo congénito podía tener una grave repercusión en el desarrollo intelectual, motor, óseo y funcional de los niños. Veía a mi hijo sin embargo tan perfecto, tan despierto… Era muy duro pensar que eso podía estar ocurriendo.

Por fortuna, varios días despues llegó otra carta. Esta vez ponía que los resultados de los análisis realizados a mi hijo habían resultado normales. Respiramos tranquilos. Gordito es un niño sano. El pobre se había llevado tres pinchazos en su talón pero por fin la pesadilla había terminado.
Ya veis, si os ocurriera, no os alarméis antes de tiempo, no tiene porque significar que haya algún problema.
Desde luego pienso que en cualquier caso es mejor repetir el análisis ante cualquier duda. Solo significa un pinchazo más pero es a cambio de quedarnos tranquilos al respecto de la salud de nuestros hijos. Merece la pena. Aunque el susto no te lo quita nadie.

Mi hipotiroidismo no desapareció tras terminar el embarazo.

Después del parto de Gordito yo seguí con mi tratamiento para el hipotiroidismo y mis revisiones periódicas. Hubo de ajustar varias veces la medicación hasta lograr dar con la dosis que necesito para mantener los niveles óptimos de TSH.
Tendré que seguir con el tratamiento de forma crónica. Es algo a lo que ya me he acostumbrado y que no me supone mayor problema en mi vida diaria. Me tomo la pastilla todas las mañanas al despertar y acudo a mis revisiones periódicas con mi médico de cabecera.

Y llegó el segundo embarazo.

Así que cuando llegó el embarazo de Trasto desde el primer momento tuve un control más estricto. Ya en las primeras semanas del embarazo me derivaron al endocrino que me ajusto la dosis necesaria para el embarazo. Hubo que subir la dosis de medicación, pero en ningún momento de toda la gestación los niveles tiroideas estuvieron descontrolados. Fue un embarazo mucho más tranquilo en ese aspecto.
 Al nacer Trasto y justo cuando a mí me daban el alta médica, él tuvo que ser ingresado en el área de neonatos, así que la prueba del talón se la realizaron estando en el hospital ingresado.
Cuando nos dieron el alta pregunté al médico si esta vez también Trasto debería repetir la prueba del talón 15 días después, como había ocurrido con su hermano.
Me dijeron que ya no era necesario porque el protocolo había había cambiado. Ya no era necesario repetir la prueba del talón a los bebés de madres con hipotiroidismo.
prueba-talon hipotiroidismo

Trasto se libró de repetir la prueba del talón.

Por otros motivos, unos días después del alta médica Trasto tuvo que someterse a un nuevo análisis sanguíneo.
Aún no habíamos recibido los resultados de la prueba del talón en casa. La doctora de Trasto necesitaba saber los resultados. Así que desde el mismo hospital llamaron por teléfono al sitio que se encarga de gestionar y realizar estas pruebas.  Así nos enteramos de que esta vez el resultado había sido normal. No era necesario repetirlo.
Después de conocer el resultado yo ya me olvidé de ese tema.
No sé si fue este el motivo u otro. Pero la carta con el resultado de la prueba del talón de Trasto llego a casa meses después. Yo ya ni me acordaba cuando un día al abrir el buzón vi la carta allí. El corazón otra vez me dió un vuelco. Pero no. La carta ponía lo mismo que le habían dicho a la doctora por teléfono, los resultados habían sido normales.

Otro incidente con la carta del resultado.

Se supone que los resultados deben llegar a casa en el plazo de unas dos o tres semanas. Aunque ya habéis visto que en mi caso no fue así.
Mi consejo es que si en un plazo razonable no tenéis noticias del resultado de la prueba, llaméis por teléfono para preguntar por ella. Lo más probable es que no exista ningún problema, pero mejor prevenir que curar.
Aún desconozco el motivo, pero ya ves que mis dos experiencias con la prueba del talón de mis hijos no han sido nada corrientes.
Lo importante al fin y al cabo era que en ambos casos los resultados fueron normales.
A pesar de los incidentes, considero que es una suerte disponer en nuestro sistema sanitario de este tipo de pruebas de cribado. ¿No os parece?
¿Cómo fue la prueba del talón de tus hijos?
POST ACTUALIZADO
Comparte

30 comentarios en “Hipotirodismo y embarazo (II): la prueba del talón

  1. Con estas cosas tendrían que tener más cuidado. Con nuestro nivel de primerizas culquier noticia un poco fuera de lo normal nos altera. Lo bueno es que salió bien y estais sanos. Felicidades por eso!

  2. Uff, no me quiero ni imaginar cómo lo debísteis de pasar… esos momentos de incertidumbre son horribles. Menos mal que todo acabó bien y que tenis un niño sanote y feliz. Un beso!

  3. Gracias!! Tiene razón, con un poco más de información sobre lo que estaba ocurriendo seguramente no lo hubiéramos pasado tan mal, la incertidumbre es horrorosa. Desde luego lo importante es que quedó en eso, un susto enorme pero nada más!! Besos

  4. Pues es una prueba muy importante, es crucial la detección precoz para esas enfermedades, es importantísimo detectarlas y tratarlas a tiempo. Y parece un simple pinchazito de rutina!! Afortunadamente a pesar del susto tan grande todo fue bien para nosotros.Un beso!

  5. Es lo que yo pienso, ya que escriben una carta no sé que trabajo les costaría explicar si es que alguno de los análisis ha salido alterado, si era solo un control rutinario, si alguna muestra había llegado mal… Somos padres y además de preocuparnos tenemos derecho a estar informados, creo yo, no solo merecemos recibir una carta tipo. Enviamos una queja al respecto. Después de todo nosotros tuvimos mucha suerte y todo estaba bien.Un beso!!!

  6. ¡¡Yo tampoco tenía el placer de conocerte!! Me alegra haberte encontrado 🙂 Pero que sepas que nada más empezar ya me has puesto los bellos como escarpias. Madre mía, qué mal se pasa en esos momentos… U_U

  7. Ufffff de verdad q poco tacto, con lo poco que cuesta explicarlo todo y la tranquilidad q nos da… en fin…Pasa por mi blog que hay una cosita para ti jejejejehttp://yo-tampoco-sabia.blogspot.com.es/2014/05/premio-este-blog-si-que-mola.htmlFeliz día!!!

  8. Qué susto! Menos mal que no fue nada. Y coincido.. una falta de tacto total. Si te hubieran llamado y explicado que iban a repetir la prueba por seguridad o algo así, no te hubieras preocupado tanto. Bueno, lo genial es que está perfecto!!

  9. Pues sí, podían haber explicado lo que ocurría, el no saber lo que pasaba era lo peor, Pero bueno desde luego lo importante es que el niño estaba bien.Un beso!!

  10. Sí, si una noticia así siempre es dura, en esa época con las hormonas revolucionadas, con los miedos de padres novatos y todo, fueron unos días duros, aunque con final feliz!!Un beso!

  11. Nosotros tuvimos que repetirlas cuando llegaron los resultados de cuando nació, pero no ponía en la carta nada mas que eso, era necesario repetirla. Y en esa todo salio normal. Con la del oído paso lo mismo. Pero no lo pasamos mal, menos mal leyéndote ese sinvivir que pasasteis, pues simplemente eran pruebas a repetir sin resultados alarmantes.

    • La mayor parte de las veces no tiene porque significar nada malo. Yo me asusté más con mi hijo mayor porque cómo estuve sin medicación para el hipotiroidismo casi media gestación, cuando vi la carta pensé que aquello podía haberle afectado. Pero bueno, todo salió bien, que es lo que realmente importa. Un beso!!

  12. Con mi pequeña hubo un problema de pérdida de la carta, menos mal que por teléfono me dijeron que la carta estaba enviada y que todo iba bien, y entonces no estuvimos esperando la eternidad que tardó la carta porque hubiera sido un pequeño infierno.
    Menos mal todo fue bien, como a vosotros que sinvivir. Besos

    • Una vez que ya sabes que los resultados son normales te olvidas de la carta. Con mi hijo mayor que nació en diciembre, la carta la recibimos en verano. Al menos ya sabíamos que estaba todo correcto. Un beso!!

  13. Hola, a mi me paso lo mismo con mi bebé, pero el tercer resultado ya salio normal, casi me muero el dia que pense que mi bebe podia tener hipotiroidismo, lei cosas tan horribles!! Gracias a Dios todo salio bien. Durante el embarazo nunca me hicieron pruebas de tirodes, pero despues que tuve a mi bebe el medico me las envio, aun no he ido por los resultados, pues me da un poco de miedo, pero ire a revisar, es mejor prevenir que lamentar.

    • Por supuesto, ve a por los resultados. Si tienes algún desajuste del tiroides se controla muy fácilmente con la medicación. Yo llevo en tratamiento desde que nació mi hijo mayor y no he tenido ningún problema.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Y espero que tus resultados sean buenos, pero si no, no te preocupes!! Si necesitas algo por aquí estamos. Que tengas un buen día!

Deja un comentario