Alergia al huevo: ¿cómo fue el diagnóstico?

Alergia al huevo: ¿cómo fue el diagnóstico?

Gordito, mi hijo mayor, tiene alergias alimentarias.
En una entrada anterior os conté como descubrimos su alergia a las proteínas  de la leche de vaca. Fue la primera de sus alergias en manifestarse.
Después de que confirmáramos mediante un análisis sanguíneo con su pediatra su alergia IgE mediada a las proteínas de la leche de vaca, su única recomendación al respecto fue que evitaremos la leche y derivados en la dieta de Gordito y mía, ya que yo aún estaba dandole el pecho.
Me dijo que no era necesario que lo viera ningún especialista, que ya con los años iríamos viendo qué hacer. Hasta ese momento
lo único que debíamos procurar era evitar la proteína de la leche de vaca y sus trazas. No era el enfoque adecuado, aunque nosotros aún no lo sabíamos.

Cambio de pediatra. Necesitamos un plan.

Pasado un tiempo, en el que yo seguí buscando información y leyendo todo lo que encontraba sobre alergias alimentarias, decidimos cambiar de pediatra. Ya en otra ocasión tuvimos un desencuentro de opiniones con ella debido a la lactancia materna. Este fue el empujón necesario que nos hizo buscar otro profesional en el que depositar nuestra confianza y la salud de nuestro hijo.
El nuevo pediatra, al contarle toda la historia, sí decidió derivarnos al hospital.
También en aquella consulta me recetó una inyección de adrenalina que deberíamos llevar siempre con nosotros por si Gordito alguna vez por error consumía algún producto con leche de vaca que le desencadenara una reacción alérgica. Nos dio unas pautas y nos enseñó a usarla.
El simple hecho de tener ya aquella inyección con nosotros me hizo sentir mucho más tranquila. Si algún accidente ocurría, al menos ya teníamos una manera de actuar.

Derivación al especialista.

Su pediatra nos derivó a un especialista en Digestivo. Éste al comprobar que la alergia de Gordito era mediada nos volvió a derivar a otro especialista.
De aquella consulta salimos de la misma manera que entramos, con las mismas pautas. En nuestro caso, sólo sirvió para que pasaran los meses.
Por fin llegó el día en que tuvimos cita en el hospital con el alergólogo para el control de su alergia a las proteínas de la leche de vaca.

alergia al huevo diagnostico

Cita con el Pediatra alergólogo.

Unos días antes Gordito había estado enfermo con lo que resultó ser un exantema súbito. Cuando llegó el día de ir al hospital Gordito seguía sin encontrarse bien y aún seguía con un poco de fiebre. Pero habíamos esperado mucho tiempo ese momento, así que no podíamos dejar pasar más el tiempo y, aún enfermo, acudimos a la consulta.
Os podéis imaginar lo que es esperar durante horas en una sala muy pequeña y llena de gente con un niño de un año y medio enfermo, además era su hora de la siesta y no podía dormir. No quiero ni acordarme. Para colmo fuimos solos pues Papá Novato no nos pudo acompañar.
Después de un retraso de varias horas por fin llegó el momento de entrar a la consulta.

Resolviendo dudas. ¿Qué le pasa cuando come huevo?

Tenía muchas dudas que consultar con el especialista, la más importante es que desde hacía algunos meses notaba que a veces a Gordito le salían manchas rojas alrededor de la boca mientras le daba de comer.
Fui observándolo y me di cuenta de que ocurría siempre que comía huevo. Nunca antes le había ocurrido pero desde que comencé a fijarme me di cuenta de que también los días que comía huevo.
Pensaba que quizá eran obsesiones de madre hipocondríaca, pues no mostraba más síntomas, ni vómitos como le ocurrió con el yogur ni diarreas ni nada más.
Es cierto que desde que descubrimos su alergia a la proteína de la leche de vaca, darle cualquier alimento nuevo suponía un mal trago. Yo estaba siempre alerta, observando sus reacciones.
Me volví un poco obsesiva, lo que desde luego, tampoco es sano ni os recomiendo. No beneficiaba a nadie, ni a mi hijo ni a nuestra familia, pero fue lo que a mí me ocurrió y así os lo cuento.
Por eso no sabía si aquello que yo observaba cuando Gordito comía huevo era de verdad una reacción alérgica o era fruto de una casualidad que yo siempre acababa relacionando con su alergia.
Pero no podía quedarme con aquella duda, así que compartí mis inquietudes  con el pediatra alergólogo.

Prick test para leche y huevo.

Él decidió hacerle en ese momento un prick test para la proteína de la leche de vaca y para el huevo. Es un test cutáneo que realizan en el antebrazo poniendo una gotita de los distintos alérgenos y dando un pequeño pinchacito.
Fue horrible, tuvimos que sujetar a Gordito entre 3 personas porque no se quedaba quieto y entre gritos y lágrimas de mi pequeño, 10 pinchazos más tarde ya habíamos podido realizar la prueba.
Se me partía el corazón de ver lo mal que lo había pasado, pero no teníamos más opción. Había que esperar otra vez durante 12 minutos para observar la reacción.
Pero nada más terminar la prueba el brazo de Gordito ya empezó a ponerse rojo y a salir ronchas inflamadas en los sitios donde le habían pinchado. Daba pena verle el brazo, poco a poco empezaron a extenderse las rojeces por otras partes del cuerpo, sobre todo alrededor de un ojo. Parecía que venía de un combate.
Supongo que en la lucha para inmovilizarlo Gordito rozó con el brazo donde le estaban haciendo la prueba su cara y por eso tuvo aquella reacción cutánea.
Para colmo una vez pasado el tiempo tuvimos que inmovilizarlo otra vez para que pudieran medir el diámetro de las pápulas que se le habían formado.
alergia a huevo

Nueva alergia confirmada: alergia al huevo

El resultado estaba claro. Así me lo confirmó aquel médico.
Gordito era alérgico a las proteínas de la leche de vaca y también alérgico al huevo.
A pesar de mis sospechas, fue un mazazo.
Además me dijo que su alergia a las proteínas de la leche de vaca muestras unos valores muy altos. Me decía el alergólogo que él nunca había visto un caso así.
Podéis imaginar lo preocupada que me dejó aquella afirmación.

¿Y ahora qué?

 

Al preguntarle por el pronóstico y si desaparecería con el tiempo no quiso decirme nada. Me dijo que iríamos viendo como evolucionaba, pero  que nos íbamos a hacer amigos.
Tampoco se pronunció al preguntarle por la posibilidad de un tratamiento que le ayudara a superar las alergias.
Me dijo que aún era pronto, que existía la posibilidad, pero en aquel hospital se hacía cuando los niños alérgicos eran más grandes.

Solo evitar y esperar.

Nos dijo que siguiéramos evitando la leche y derivados como habíamos hecho hasta entonces. A partir de ese momento también deberíamos evitar el huevo y los productos que lo contuvieran, así como las trazas. Tanto Gordito como yo, pues seguíamos con lactancia materna.
Cuando ya nos habíamos acostumbrado a excluir la leche de nuestros menús, ahora debíamos volver a empezar otra vez a mirar y revisar todo.
También me sugirió que los alimentos que yo viera que le producían una reacción cutánea también los evitara en su dieta. Yo le había comentado que al igual que ocurría cuando comía huevo, al comer berenjena o tomate también observaba algo de enrojecimiento alrededor de su boca. Era mucho más leve que cuando comía huevo pero también ocurría.
Así que según él también deberíamos evitarlos. Creo que fue un planteamiento erróneo.
Nos dijo que pidiéramos cita para dentro de un año y que entonces le repetiría el análisis sanguíneo.
alergia a huevo

Buscando el camino adecuado

 

Salí de la consulta y del hospital abrumada. Entre todas las horas que llevábamos esperando, con Gordito enfermo, después del berrinche de haberle hecho el prick test y la confirmación de una nueva alergia, cuando salí de allí casi me echo a llorar.
La idea de tener que restringir todavía más nuestra dieta, de tener otro alimento como enemigo, se me hacía muy cuesta arriba en ese momento.
Han pasado casi 5 años desde aquel día, pero recuerdo como si fuera ayer todo lo que ocurrió y lo mal que me sentí.
A pesar de todo, creo que fue un día muy importante. Lo que ocurrió en el hospital fue el revulsivo que necesitábamos.
No podíamos seguir viendo pasar el tiempo. Teníamos que actuar.
Y aquel día, aun sin saberlo todavía, fue el inicio del camino que nos llevo hasta donde nos encontramos ahora. Donde hace años ya que Gordito tolera leche y huevo tras un tratamiento de inmunoterapia oral.
No fue un camino fácil ni corto. Ya os lo contaré otro día. Durante él, además apareció una nueva alergia alimentaria, esta vez a los frutos secos. Pero sin duda, ha merecido la pena.
¿Conocíais esta alergia? ¿Tenéis algún caso cercano?
POST ACTUALIZADO
Comparte

28 comentarios en “Alergia al huevo: ¿cómo fue el diagnóstico?

  1. vaya palo! jo, si ya es complicado con la leche que está en casi todo…ahora el huevo que también es muy común!!mucho ánimo, menos mal que ya todo está etiquetado y es más fácil encontrar cosas sin esos elementos pero aún así…Yo ando con intolerancia a la lactosa y no es lo mismo, es muchísimo más fácil de llevar, además siendo un adulto…un beso y ánimo

  2. Jolín, probrecillo… lo debió de pasar fatal con tanto pinchazo, y tú ni te cuento viéndolo así. Y menuda jodienda ahora tener que andar revisando todos los ingredientes… Mucho ánimo!!

  3. Muchas gracias!! Yo también lo espero y lo deseo. La de la leche está más difícil, pero tampoco sabemos como va a ser la evolución. Iremos viendo y os iré contando. Un beso y buen fin de semana!

  4. Es lo malo de la alergia a estos alimentos, que no basta sólo con eliminarlos a ellos, es que además forman parte de muchísimos otros productos, más de los que pueda parecer a priori. Es cierto que ahora hay más conciencia y la mayoría de los productos tienen el etiquetado de alérgenos, menos mal. Vaya, siento también tu intolerancia. Un beso y gracias guapa!!

  5. La verdad es que fue una mañana horrible para ambos. 🙁 Ahora vuelta a empezar a revisar todo, aunque ya estábamos acostumbrados a hacerlo, pero ahora también hay que tener en cuenta el huevo y los derivados… Un rollo…Muchos besos!!

  6. En temas de alergia si que hemos tenido mala suerte!! Esperemos que con el tiempo se acaba pasando, pero me da a mi que durante unos pocos años vamos a tener que acostumbrar a vivir con ellas. Seremos realistas, per sin perder la esperanza, eso lo último jeje.Gracias y un besote!!

  7. Vaya, y ahora este sí sale. Bueno, que te daba ánimos, y te sugería que contactaras con alguna asociación. También que miraras por internet que recuerdo algún buen blog de recetas exentas. Mis dos hijos han tenido IPLV, sé que es una putada, y más si es alergia.

  8. . es una buena idea lo de la asociación, no se me había ocurrido, buscaré a ver si hay alguna en mi ciudad o provincia. Muchas gracias!!Por internet hay muchos buenos blogs con recetas e información muy útil, no hago más que buscar y ya he probado alguna recetilla. Hay solución para casi todo. Un beso!!

  9. Ya lo que nos faltaba!! Que también fuera al gluten jeje… Pero bueno, también muchas de las cosas que connotados ahora que están libres de leche y huevos también suelen estar escenas de gluten, así que… Jejeje. Pero con dos ya vamos servidos, toco madera yo también.Muchas gracias y un beso!!

  10. Ayyyyyyyy vaya faena!!! seguro que va mejorando y el mal rato que pasó, pues eso pasado está…Madre mía si huevo lleva casi todo!!!Ánimo guapa y a llevarlo lo mejor posible!!!BesosssssssPD: Perdona la demora del comentario es que aun estoy un poco perdida y no se porque está entrada no la vi.

  11. Sí es una gran faena, y como comentas, huevo y leche lleva casi todo, así que hacer la compra y la comida ahora requiere más esfuerzo y más imaginación… Poco a poco nos iremos habituando. Lo importante es que él esté bien. No te disculpes mujer por el comentario tardío, a veces blogger va regular o tenemos poco tiempo y se nos pasan entradas, es normal. Pero se te echa de menos jejejeUn besote!!

  12. Que pena! Si algo le duele más a una madre es enterarte que tu hijo tiene alguna enfermedad o lo que sea que le cause dolor o ponga en riesgo sus salud. Pero afortunadamente lo has detectado y vendrá una etapa de disciplina y enrolarte bien con lo que se ha de hacer para prevenir o actuar ante una crisis alérgica. ¡Saludos, y por el aprendizaje adquirido en tu blog te invito a que visites mi blog para recibir un pequeño regalo http://maternidadnatural.wordpress.com/category/premios/

  13. Fue una mañana horrible, pero lo importante es tener ya el diagnóstico e ir acostumbrándose a la nueva situación. Lo llevamos mejor de lo que pensaba, hay alternativas para casi todo. Un beso!!

  14. Enfrentarte a algo que puede poner enpeligro a la vida de tu hijo es difícil. En casa lo tenemos todo bastante controlado, no consumimos ni compramosningún alimento prohibido, como si todos fuéramos alérgicos. El problema y los miedos vienen al visitar a familia, amigos, en el parque… Pero siempre tenemos mil ojos puestos el él y una inyección de adrenalina a mano por si hubiera algún accidente. Muchísimas gracias por el premio!! Me hace una ilusión tremenda el recibirlos! Y encantada de conocerte, lo haré más a fondo en tu blog. Un beso!!

  15. Y yo que lo paso mal cuando mi hijo se ha resfriado. No me puedo imaginar por todo lo que han tenido que pasar. Me alegro que Gordito ya esté mejor gracias a toda la paciencia y esfuerzo que han puesto vosotros en su tratamiento. Espero que los malos tiempos ya solo queden en el recuerdo. Un abrazo muy grande

    • Muchas gracias por tus palabras. Los hijos siempre nos dan preocupaciones y no hay nada peor para un padre, creo, que ver a su hijo malito. Ya os iré contando cómo fue el camino, pero afortunadamente, las malos ratos de la alergia empiezan a quedar atrás.

      Cuando veo a Gordito disfrutando de un helado pienso que todo ha merecido la pena!

Deja un comentario