La lavadora

No voy a hablar hoy de este electrodoméstico tan útil para una madre, de la cantidad de ropa que puede llegar a ensuciar un niño ni de las manchas de fruta o caca que no hay quien haga desaparecer sin frotar, pero sí que tiene algo que ver.

Resulta que ahora a Gordito le encanta ver la lavadora funcionando, se queda delante absorto viendo la ropa girar,  a veces incluso ríe y aplaude y pega su cabeza a la puerta de la lavadora para no perder detalle. Es muy divertido verlo.

Es oír el click cuando cierro la puerta y dejar lo que esté haciendo para acudir raudo y veloz y ya no se separa hasta que la lavadora termina.

Algunas veces se aburre y va a por algunos de sus juguetes, aunque no se aleja demasiado y se pone a jugar con ellos delante  de la lavadora, para que cuando llegue el centrifugado, que obviamente es su parte favorita, estar cerca y poder disfrutar del espectáculo de la ropa girando a toda velocidad.

Hay días que me empieza a empujarme en las piernas hasta que consigue llevarme delante de ella, cuando llegamos me mira y sonríe, como diciendo ¿mamá, hacemos la colada?

¿Les gusta también a vuestros hijos? ¿Les llama la atención algún otro electrodoméstico?

Comparte

18 comentarios en “La lavadora

  1. Jajaajaj, hace muchos muchos años cuando eramos estudiantes y enseñé al q hoy es mi marido a poner la lavadora se sentó delante de ella y estuvo flipando mientras se lavaba… Aun nos reimos de aquello.Yo creo q las lavadoras son un poco hipnóticas, no? Álvaro nunca ha visto como funciona xq la tngo en el trastero, quiza se la enseñe y asi me deja tranquila un rato, jajaja

  2. Jajajajjaja pues a nosotros nos pasa justo al revés…es poner la lavadora y se esconde detrás de la cama diciendo susto susto…menos mal que la tengo en el cuartillo en el patio y a veces se pone a mirarla desde la puerta de la cocina y me dice «mamá ha asustado»…

  3. Jajajaja le entiendo perfectamente a mí también me pasa, la lavadora tiene algo q no sé q es pero engancha jajaja, Bombón pasa un poco porq la lavadora está al lado de su «taller» del cual os hablaré mañana. Feliz día! Muack!

  4. Mi Gordito no es el único que se queda hipnotizado, jejeje… La verdad es que cuando pongo la lavadora aprovecho para fregar los platos o hacer cosas en las que él no puede estar a mi lado. Con un niño que no para en todo el día y que odia los baberos siempre tenemos ropa suficiente para poner lavadoras, jejeUn beso!

  5. Jaja, que divertida la anécdota con tu marido y la lavadora, será verdad que es un aparato un tanto hipnótico. Si pruebas con Álvaro no dejes de contarnos si el también se queda embobado :)Un besote!!

  6. La verdad es que para él es un entretenimiento y para mi una aliada, jeje, ahora mismo contesto los comentarios mientras el está pendiente de la colada ;)Besos!

  7. Le diré a Gordito que no está sólo, jajaja. Esperemos a mañana para que nos cuentes en que consiste ese «taller», oye, que curiosidad jejejeFeliz día a ti también!

  8. A mí también me encanta la lavadora, pero muy hijo solo la ha visto en contadas ocasiones, porque la tengo en la cochera.Lo que le alucina es verme poner el lavavajillas, se queda mirando fijamente. Ojalá tuviera ventanita, siempre he querido saber qué pasa dentro.

  9. jajaja, a Redondo también le encanta!! Él incluso quiere meter el la ropa y el detergente, darle al botón y cuando empieza a girar le encanta. Incluso practica cuando no está encendida jejejeUn beso guapa, y a poner la lavadora!!

  10. Qué divertido! Jejeje…mi bebé aún es pequeñito así que aún no sé como reaccionará cuando lo pueda observar mejor…pero a veces el sonido repetitivo tranquiliza!

Deja un comentario